Al final sostienen al PP, tal y como estaba previsto

El PSOE ha decidido abstenerse. Independientemente de los diputados socialistas que hayan observado las instrucciones de su comité federal —lo cual me importa una higa—, lo que está claro es que la gente que les votó en junio lo hizo con la promesa de que votarían que NO a la investidura de Rajoy. Pero como en ese partido es más importante lo que opina su aparato —siempre que éste no conculque demasiado la supervivencia millonaria de Felipe González— que lo que opinan sus militantes —que sólo suelen ser tenidos en cuenta cuando hay que pasarse el día de apoderado en una mesa electoral—, y no digamos que lo que opinan sus votantes, de los que pasan en canal, un cambio de lo prometido no constituye más que la confirmación de que es el PSOE de siempre.

En nuestros andurriales, la indignidad propia de su esencia política le hace decir a Francina Armengol (Sustituta de Munar, no lo olvidemos) que imponer no es aceptable en el PSOE, cuando ella ha impuesto su criterio con malas artes en toda clase de elecciones internas (incluyendo la de escuchar detrás de las puertas agazapada) y no ha dudado en disolver ejecutivas (Ibiza hoy, USP hace años) cuando los resultados de un congreso o de una conferencia política no le han alabado el ego. El único objetivo de Armengol es seguir cobrando de presidente del Govern, seguir mangoneando; en definitiva, seguir ejerciendo de sustituta de Munar (antes muerta que sin silla). El sosaina de Jarabo parece tragárselo y manifiesta su alegría por la actitud de Armengol, la cual diría exactamente lo contrario sin ningún rubor si su silla dependiera de los votos, pongamos por caso, de Ciudadanos; los diputados nacionales del PSIB, una tal Pons y una tal Hernanz, se abstendrían sin ningún rubor si la silla de Armengol dependiera de Pericay, pero como depende de Jarabo se guardan mucho de contrariarle a él y a su jefe, Iglesias, el cual parece haberse comido el bolo de Armengol a tenor de las menciones laudatorias que ha hecho en público de la farmacéutica de título. Se ve que la inteligencia académica no tiene nada que ver con la práctica.

El PSOE debería haber votado NO o haber intentado formar gobierno con los que quieren romper España y con Podemos; esas son las alternativas que propusieron a sus votantes, y esas son las que deberían haber cumplido. Claro que, visto que el PP promete no robar y ha robado a manos llenas (y parece que le siguen investigando por las mismas cerdadas), decir que no te vas a abstener y hacerlo parece solo una falta venial. Posiblemente unas terceras elecciones habrían convertido al PSOE en un partido aún más irrelevante, pero la honradez de la que tanto alardean en ese partido exigía que se arriesgasen. Si después de un nuevo paso por las urnas el PSOE no llegara a 50 diputados que se aguante, es lo que hay. Claro que en vez de exhibir honradez —más que dudosa— igual lo que tienen que hacer es ponerse robar como locos; al PP no le ha ido mal y al PSOE andaluz tampoco.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *