Aproximaciones al populismo (II)

(viene de un artículo anterior) En el otro ámbito de la baraja política están ubicados múltiples movimientos y organizaciones a la izquierda de los socialistas o calificadas de antisistema (con distintas modulaciones). En España, Grecia, Portugal, Italia y ahora en Francia (Melénchon) compiten con mejor o menor éxito en la arena electoral. En nuestro país, PODEMOS, desde sus buenos e inesperados resultados en las Elecciones Europeas, es una realidad política incuestionable. Nace desde la izquierda extraña al PSOE, en parte derivada de los movimientos del 15M. Su estrategia pasa en primera instancia por ser la fuerza política hegemónica de la izquierda española. Sus tácticas expresan un dominio de instrumentos de comunicación, así como de nuevas categorías políticas (arriba/abajo, transversal, casta, trama…) y de técnicas interrelacionadas con la “posverdad” (más allá de la verdad clásica). Con eso, crean y modelan con relativo éxito una parte de la opinión pública transversal.

En cualquier caso, no todas estas manifestaciones son propias de un populismo “posverdadero”. El 15M fue expresión popular, también determinadas actuaciones de las PAH (plataforma antidesahucios), así como ciertas manifestaciones contra la “ley mordaza” (que pretende poner “orden y concierto” a la expresión pública). Este populismo, a pesar de los riesgos, un día propone una moción de censura, otro día saca su tramabús, pretende usar el “lenguaje callejero” en el Congreso… Uno de tales riesgos es convertir la acción política en un espectáculo, en un gran circo. De momento vencen batallas, pero el resultado final de la guerra está abierto. Depende en gran parte de la voluntad y capacidad de los socialistas de recuperar su crédito y confianza en base a plantear propuestas autónomas, claras y coherentes a los nuevos retos del S.XXI.

No a un populismo ilustrado (o sin ilustrar); sí a un populismo democrático: gobernar para el pueblo, pero con la participación del pueblo más allá del voto cada cuatro años.

Publicado en Diario de Mallorca (15-V-2017)

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *