Así lo pienso y así lo digo

“Todos los hombres estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde”. “De gente bien nacida es agradecer los beneficios que reciben, y uno de los pecados que más a Dios ofende es la ingratitud. Dígolo porque ya habéis visto, señores, con manifiesta experiencia, el que de mí habéis recebido; en pago del cual querría y es mi voluntad que, cargados de esa cadena que quité de vuestros cuellos, luego os pongáis en camino y vais a la ciudad del Toboso y allí os presentéis ante la señora Dulcinea del Toboso y le digáis que su caballero, el de la Triste Figura, se le envía a encomendar, y le contéis punto por punto todos los que ha tenido esta famosa aventura hasta poneros en la deseada libertad; y, hecho esto, os podréis ir donde quisiéredes, a la buena ventura”, Primera parte, Capítulo XXII.

Desde hace varios años he tenido la ventura de poder decir, de poder escribir cada semana de lo que he querido, de lo que me ha apetecido, sin otros límites que mi propio criterio y, por supuesto, los tribunales de justicia.

Fue Antonio Tarabini-Castellani Cabot en su calidad de presidente de la Fundació Gadeso quien me propuso, si me veía con ganas y posibilidades, escribir un artículo de opinión sobre el tema que más me gustara cada semana, y al que quiero agradecer desde aquí, a él y a todo su equipo, la oportunidad y la libertad con que me han dejado escribir, que visto lo que está sucediendo con los medios de comunicación en general es una excepción, a fuer de sincero no la única, pero sí una excepción compartida con otros medios, pocos desgraciadamente, que dan libertad absoluta a sus colaboradores.

Tengo la suerte de seguir escribiendo en otro periódico digital local sin que nunca me hayan llamado, ni mínimamente la atención, ni hecho el más mínimo comentario sobre hacia donde deberían ir mis escritos.

Porque “no todo el monte es orégano”, voy a aprovechar la ocasión y relatar sin mencionar el medio, tampoco es cuestión de hacerles publicidad, lo que me tocó vivir con otro digital local. En una ocasión, hace ya más de un año, le canté las cuarenta a un fascista local importado, amigo del propietario del digital, en su propio medio de comunicación, quién para mayor abundamiento acababa de confesarse culpable admitiendo ante la Audiencia de Palma haber amañado, entre 2008 y 2009, concursos del Govern a cambio de financiar al partido UM mediante dádivas, por lo que fue condenado a pagar una multa sustitutoria de prisión por fraude y cohecho. La reacción inmediata fue la de prohibirme seguir escribiendo en el citado digital. Mientras, día sí y otro también, y sin dar opción a que nadie les rebata, hacen publicidad de ser unos defensores a ultranza de la libertad de expresión, y es verdad, de su libertad de expresión, mientras coartan la libertad de expresión de los demás.

Una sola vez le pedí a Tarabini si le parecía bien sí denunciaba lo que estaba y sigue haciendo una multinacional española con sus empleados a los que obliga, entre otras cosas, a estar afiliados al sindicato de empresa que creó en su día la propia empresa, su contestación fue que era libre de escribir lo que me viniera en gana.

Ya lo dijo Mateo 7:15-20: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”, “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”.

Espero tener el placer y la satisfacción de colaborar en futuras empresas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *