Bienvenida, Izquierda Socialista

Estos días se ha reconstituido en el PSOE de Baleares la corriente de opinión “Izquierda Socialista”, impulsada por un grupo de militantes socialistas cuyo desacuerdo con la línea de actuación de la comisión ejecutiva y, en general, con el denominado “aparato” del partido es mas que evidente al entender que éste no mantiene la línea ideológica de izquierdas que ha sido su definición histórica y un referente para la sociedad.

Izquierda Socialista nació como consecuencia de las divergencias surgidas en el seno del XXVIII Congreso del Partido Socialista Obrero Español en mayo de 1979, en el que se produjo una profunda división entre dos sectores de la organización fundamentalmente motivada por la discrepancia entre ambos respecto al modelo de partido a construir y su definición ideológica.

Este debate desgraciadamente hoy sigue abierto y, según mi opinión, más abierto que nunca. Esa, y no otra, es la razón por la que algunas y algunos militantes del partido hemos creído necesario unirnos a los compañeros de Izquierda Socialista para aportar nuestro apoyo, colaboración y esfuerzo, siempre desde una posición crítica con nuestra dirección pero no enfrentada sino colaboradora, con el fin de lograr que el Partido Socialista Obrero Español vuelva a recobrar su línea ideológica y el apoyo social que le permitió gobernar con una amplia mayoría este país, alcanzando unas cotas de bienestar y logros sociales que hoy el gobierno popular está destruyendo sin contemplaciones.

Yo creo, y es mi opinión personal, que debemos ser críticos ante un modelo de partido que necesariamente debe cambiar. Los que nos afiliamos al partido socialista, algunos hace ya muchos años, lo hicimos con el único objetivo de transformar la sociedad, dedicando todos nuestros esfuerzos y tiempo a ese objetivo y eso es incompatible, por lo menos desde mi punto de vista, con el ejercicio de concebir y alentar luchas intestinas con el fin de alcanzar o mantener el poder político de la organización solo por conservar o lograr la propia subsistencia política o, lo que es peor, económica, todo ello con métodos, cuando menos, poco transparentes.

Nadie niega la legitimidad de posiciones dentro del partido más conservadoras, pero debe escucharse y tenerse en cuenta la voz de los que creemos que el PSOE debe recuperar su ideología socialista y esa voz solo es posible elevarla si lo hacemos de forma organizada y colectiva y por esa razón estas líneas quieren ser una invitación a participar en esta nueva etapa de Izquierda Socialista en esta comunidad para todas aquellas compañeras y compañeros que como nosotros creen que hay otra forma de hacer política dentro del PSOE, que no hemos perdido ni la ilusión ni los objetivos sociales que siempre hemos defendido y que hoy más que nunca se hace necesario proteger y que no debe llenársenos la boca hablando de democracia porque en el primer lugar que debemos practicarla es en nuestra propia organización.

La corriente Izquierda Socialista está emergiendo en prácticamente todas las federaciones del partido socialista en nuestro país, haciendo oír su voz crítica, como reacción necesaria ante la situación bajo mínimos en la que se encuentra la organización que, lejos de recuperarse reorientando su dirección, sigue anclada en la misma línea sin que hayan signos evidentes de cambio a pesar de la nueva dirección.

La tarea no es fácil pero es necesaria y apasionante. Para poder transformar la sociedad debemos empezar transformando el instrumento que puede hacer posible el cambio, y ese instrumento es el Partido Socialista Obrero Español. Solo si recuperamos el espacio de izquierdas en donde estábamos situados será posible que la sociedad nos devuelva su confianza en lugar de depositarla, como alternativa de emergencia, en otras organizaciones que han nacido como consecuencia de la falta de respuesta que el PSOE ha dado a sus problemas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *