C215

Amanece que no es poco, pasa una gaviota con un clavel en los labios, y no es bolivariana, ni  conservadora, tampoco roja, ni populista, ni radical, ni pájaro, ni tan siquiera popular de verbena, sólo lleva mantón de Manila (territorios ocupados y que se abandonaron los penúltimos).

Nos falta “la roca”, “Alborán”, “perejil y sus territorios próximos” (no confundir con la torre de Urdaibai). Un día quitaremos las vallas dobles de seis metros, y nos dedicaremos a nuestro continente, incluso a su contenido, lleno de aburridos soberanistas locales, y de soberanistas generales, sin la necesaria ley de leyes y sus tribunos, guardias pretorianos que la protegen. Parece lógico incluir en la carta (dentro de lo Magno, por supuesto) otros diecisiete equipos que unánimes vigilen el estado de las cosas.

Es muy preocupante que los independentistas a nivel de estado nacional y los independentistas a nivel territorial no hablen de un problema pendiente desde la primera mitad el siglo XVI, es decir, medieval, que resulta de un matrimonio (ficticio) que permitió la unión entre los diferentes.

A lo que voy es a tratar de no mitificar situaciones absurdas. No tengo esos problemas pero ya estamos hartos, algunos, de esta técnica de utilizar a los delincuentes como justificación de prácticas de represión. Gobernar es difícil, se resuelve con la política. Atemorizar es más fácil se diluye con el miedo.

Se puede decir que a lo largo de nuestra historia se ha comprobado que es muy sangriento y difícil que los que son poderosos abandonen sus castillos, después de un prolongado sitio. Lanzan desde las almenas y las troneras aceite hirviendo. Es de buena calidad y se puede reciclar.

Lo de la nomenclatura es más difícil de lograr, la formación profesional imprime carácter, y no se puede evitar alegremente. Tenemos que convivir con heroicos voluntarios, bomberos profesionales con su calendario anual desnudos, y que soportan incendiarios culpables, cruces rojas tendiendo a samur, deportistas que esconden su condición de constitucionalistas con nacionalidades diversas pero con la bandera de este Reino. Bueno, este despropósito me sirve para justificar el título como a la antigua princesa que no se enteró de nada y se cargó un reinado, yo me cargue un Canadiar C215, sin querer, en la ría del Bidasoa.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *