Casa con dos puertas…

Con tiempo para meditar sobre lo que decir en el contenido del artículo de esta semana, me llega la noticia de que al primer mandatario de la República de Colombia Juan Manuel Santos, la Real Academia de las Ciencias de Suecia le ha concedido el “Premio Nobel de la Paz 2016”.

De un plumazo le ha sido concedida tamaña distinción en reconocimiento por parte del Comité Noruego del Nobel a sus esfuerzos en el proceso de paz acordado con las FARC, para poner fin a la guerra ¿Bien está lo que mal acaba?

Es cierto que ALFRED NOBEL nunca se manifestó sobre el porqué a diferencia de los premiados en Física, Química, Fisiología, Medicina y Literatura que se entregan en Estocolmo el 10 de Diciembre de cada año (fecha que conmemora el fallecimiento del químico inventor de la dinamita), el relativo a la Paz se celebra en la misma fecha solo que en Oslo.

Nuestra duda alcanza a no entender porque se concede el premio a titulo unipersonal, cuando también intervinieron en la negociación miembros comandados por el máximo representante de las Fuerzas guerrilleras, el tal Timochenko. En el fondo de la explicación suponemos que debe subyacer la concesión por razones mucho más profundas que los simples “esfuerzos” por conducir por buen camino un proceso de paz por todos deseado aunque con contenidos diferentes y nunca a cualquier precio.

No sería aceptable determinadas y curiosas coincidencias en la concesión del premio. Veamos; la Presidenta del Comité noruego la señora Kaci Kullman Fiveen, fue miembro del Consejo de Administración de la sociedad noruega STATOIL-HYDRO que participa en diferentes proyectos con ECOPETROL, empresa colombiana dedicada al prospección de petróleo en diferentes puntos de Colombia. El mismo personaje es quien, refiriéndose al plebiscito sobre el acuerdo de paz que ganó el NO, dijo “Pese al voto en el Referéndum, Santos ha contribuido siempre al final del conflicto”. ¿Quiso salvar los muebles la Sra. Kullman Fiveen? Que yo sepa el conflicto aún no ha finalizado, aunque los deseos de que así sea supera cualquier dificultad entre las gentes de bien.

Y finalmente, visto que en determinados casos se ha premiado a dos e incluso más personas el mismo año como sucedió en 1901 (año de la primera concesión) con Henry Dunant y Frederick Passy; o en 1907 a Ernesto Teodoro Moneta y Louis Renault; o en 1978 a Anwar El Sadat y Menachem Begim; o en 1993 concedido a Nelson Mandela y Frederick Willem de Klerk o en 1994 a Yasser Arafat, Shimon Peres y Yitzhak Rabil, por citar algunos de los veinte que se han concedido, yo me pido al ex-presidente de Colombia Andrés Pastrana que fue quien, tras ganar las elecciones presidenciales de 1998, se puso de inmediato manos a la obra para desarrollar un proceso de paz con la guerrilla de las FARC con la redacción de los “Diálogos de El Caguán”. También fracasaron los intentos de pacificar la situación en un tiempo definitivamente muy difícil y enconado, mucho más que ahora en la que Tiro Fijo, fundador de la fuerza de choque mantenía al ejército colombiano en continuo jaque. Hay quien dice que existen testimonios gráficos del reloj que con su nombre grabado le regaló el Presidente. ¿Porqué no meter en el mismo premio a Pastrana y Santos? Lo premios no pueden ser concedidos a título póstumo, y por lo que hasta donde yo sé, Don Andrés Pastrana esta vivito y coleando, por lo que así se hubiera podido salvar la cara de la Sra. Kullman, si se trataba de agradecer los intentos por resolver el problema y no de otro destino al agradecimiento.

Don Pedro Calderón de la Barca escribió una comedia de capa y espada a la que puso por título “Casa con dos puertas mala es de guardar” y se me antoja que lo que se ha pretendido es construir una nueva casa con una puerta para entrar y salir los oficialistas y otra para los narcoterroristas. ¿Qué hacer? PAZ, escrito con mayúsculas y pronunciada a voz en grito para que se escuche bien fuerte y en todos los rincones de la tricolor. Es un Premio Nobel concedido a quien le ha dado la espalda el 60% de los ciudadanos porque pasaron de ir a votar y un 50,21% del 40% restante. Lo de la concesión del Nobel de la Paz, tendrían que hacérselo mirar.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *