De cuaresmas y carnavales

La vida es muy compleja y está compuestas por muchos y variados episodios, tiempos y ritmos. No podemos reducirla ni encorsetarla en mono ritmos acromáticos más o menos insulsos. Estamos en tiempo de carnaval y pronto nos vendrá la cuaresma. Vivamos pues el carnaval. Disfrutemos de la imaginación, gracia e ingenio.

Despreocupémonos unas horas de los agobios y problemas cotidianos; gocemos la alegría de compartir con la familia, vecinos, amigos y colegas del lado bueno de la vida en sociedad. Unos no nos atreveremos a disfrazarnos, ni tan siquiera a colocarnos un falso bigote o unas gafas multicolores; pero nos alegrará contemplar las comparsas y los desfiles bailando por nuestras calles. Si tenemos pequeños disfrutaremos con sus ilusionados preparativos y nos contagiaremos de su candor y simplicidad.

Otros serán más participativos, y con tiempo y reflexión, habrán planificado la temática de sus disfraces, sus cantos y coreografías para mostrar su ingenio y agudeza. Los carnavales son para disfrutarlos y compartirlos con los demás, también con los espectadores.

Necesitamos de los carnavales para oxigenarnos y purificarnos de las toxinas de la rutina cotidiana, respirar aire socialmente puro y salpicarnos un poco de optimismo para seguir adelante más distendidos e ilusionados. El carnaval puede ser una siembra de ilusión y de esperanzar, de reencontrarnos con la alegría de vivir. Por ello tenemos que encontrar un equilibrio dentro de las posibles críticas o sátiras con las que vamos a disfrazarnos. Son una catarsis. La falta de respeto, la agria mordacidad, los excesos verbales o de atuendos, sobran en los carnavales cuando hieren los sentimientos o las sensibilidades ajenas; porque la alegría y el gozo tienen que ser compartidos por todos.

El buen gusto no está reñido con el carnaval. La grosería siempre estará de sobra. El ingenio, la sensatez, la sutileza, la gracia pueden ser muy buenos condimentos para sazonar los carnavales. Disfrutémoslos.

De la cuaresma trataré otro día.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *