De las pensiones, los sindicatos y otras hierbas (y V)

El pasado día 27 de mayo salieron a la calle en Madrid, miles de pensionistas (más de 200.000) desplazados desde todo el País, manifestándose para reclamar entre otras cosas una subida de las pensiones,  igual al aumento del IPC anual que cerró el año 2016 con un crecimiento del 1,6%, la tasa más alta desde hace tres años. La manifestación multitudinaria, fue el colofón de multitud de manifestaciones  y concentraciones en todas las autonomías, de miles de mociones presentadas en ayuntamientos, consells insulares, cabildos insulares, provincias, parlamentos autonómicos, como hicimos aquí también en las Illes Balears, sin que obtuviéramos la más mínima respuesta a nuestras reivindicaciones, desde el aumento en las ayudas a la dependencia, eliminación del copago de medicamentos, hasta la eliminación de la ley que reduce el aumento de nuestras pensiones a un mísero 0,25.

A la manifestación del sábado pasado se sumaron cuatro representantes públicos, dos concejales de Madrid y dos parlamentarios nacionales, que de lo único que se preocuparon fue de estar en primera línea, justo el tiempo para salir en la foto y hacer unas declaraciones grandilocuentes a favor de la manifestación, (chupar cámara se le llama a esto) intentando de todas las formas posibles que se entendiera que la manifestación la había convocado su partido, cuando ni su partido ni ninguno de los otros ha prestado la más mínima atención a las anteriores manifestaciones y concentraciones, ninguno ha apoyado las mociones que hemos presentado, ni hechas suyas las reclamaciones que dichas mociones contemplaban. Otro tanto puede decirse de los dos sindicatos mayoritariosque ni tan siquiera hicieron acto de presencia.

Millones de jubilados y pensionistas luchando sin otras armas que su voluntad de sobrevivir en la selva en que se ha convertido ser mayor en España, lo que es otra declaración clara de la inmensa diferencia en que se mueve la sociedad española a la hora del reparto de beneficios de la actividad económica del País.

Mientras casi 10.000.000 de pensionistas y jubilados ven como sus pírricas pensiones suben un escuálido 0,25% anual, las empresas del Ibex 35 cerraron el ejercicio 2016 con ganancias por valor de 34.100 millones de euros, lo que supuso un 46,7% más que el año anterior, 2015 (que ganaron 23.247 millones), a pesar del Brexit o el efecto del cambio de divisas. Los bancos del Ibex ganaron 9.245 millones en el año 2016.

Para que nos hagamos una idea las ganancias de las empresas del Ibex35 del año 2014, aun en plena resaca de la crisis en la macroeconomía (porque la microeconomía aún está en crisis), superaron en 3000 millones el gasto realizado en pagar a todos los parados.

Nos están diciendo que no hay dinero para seguir pagando las pensiones, lo que es a todas luces una información interesada, falsa y promovida por las entidades financieras, por las compañías de seguros privados y por el gobierno del Partido Popular, defensor a ultranza de las grandes multinacionales, de las empresas financieras, las eléctricas, etc.

Con solo dar un ligero vistazo a lo que pagan las empresas del Ibex35 por el impuesto de sociedades nos daremos cuenta que si tributaran al tipo general del 25% sobraría dinero para pagar las pensiones, para aumentar la llamada hucha de las pensiones, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social y para financiar una Renta Básica Universal Incondicional e Individual.

Veamos algunos ejemplos referentes al año 2015: Abengoa con 245 millones de beneficio tuvo un impuesto de sociedades negativo; Telefónica con 6448 millones de euros de beneficio tributó por 301 millones; Aversis con 1044 millones de euros antes de beneficios soportó únicamente un gasto en impuestos de 250 millones; ACS con 1290 millones de euros de beneficios antes de impuestos soportó un impuesto de sociedades inferior al 10%; que Ferrovial que tuvo un beneficio de 1329 millones de euros soportó un impuesto sobre sociedades de 61 millones, menos del 5%; que IAG, antes Iberia, con unos beneficios de 542 millones antes de impuestos tuvo un impuesto sobre sociedades negativo; que Iberdrola con 3459 millones de euros de beneficios antes de impuestos soportó un gasto en impuesto de sociedades de 549 millones, que SACYR tuvo un impuesto negativo.

A todas estas empresas y sociedades hay que añadir la enorme cantidad de formas de evadir impuestos de forma legal que tienen las empresas en España como con las llamadas SICAV, sociedades de inversión de capital variable, que no son más que  herramientas legales de las grandes fortunas para eludir impuestos, en forma de sociedades que tienen que llegar a tener 100 socios, estas 100 personas necesarias se consiguen gracias a individuos que sólo aportan su nombre a la sociedad, conocidos como socios de paja o mariachis. Normalmente éstos están muy relacionados con el inversor que aporta la mayor parte del capital (lazos de subordinación, familiares…),por lo que la sicav deja de funcionar como instrumento colectivo para convertirse en una forma de gestión de un patrimonio individual); o como los llamados Fondos de inversión de carácter financiero; las Sociedades y fondos de  inversión inmobiliaria o los Fondo de regulación del mercado hipotecario, solo por nombrar alguna de ellas que con determinadas condiciones tributan al 1%, o sea 25 veces menos del 25% que es el tipo general de impuesto sobre sociedades.

Toda una manifestación de la llamada ingeniería financiera y a través de la inventiva y la utilización de instrumentos financieros permite realizar inversiones que no tengan ningún tipo de riesgo y coticen lo menos posible.

No nos queda otra opción que seguir luchando con nuestras propias fuerzas, sin desfallecer, confiando solo que con presión, con lucha vamos a conseguir mejorar nuestra situación y por ende mejorar la situación del país.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *