De momento, más de lo mismo

No hubo sorpresas ni sobresaltos. El discurso de Rajoy fue el previsto, aunque más breve. Una primera parte insistiendo que sus políticas han salvado y a los españolitos y españolitas de a pie. Ni el menor síntoma de autocritica. Crecimiento económico y creación de empleo espectaculares, y suma y sigue. Puso en máximo valor sus resultados electorales: el partido más votado a años luz del segundo partido, el PSOE. Tales apreciaciones son ciertas, pero pasó por alto su pérdida millonaria de votos (más de tres millones y medio) desde 2011 que le permitió gobernar a su antojo con mayoría absoluta.

Dicho lo cual, la segunda parte de su discurso fue el reconocer, ¡a la fuerza ahorcan!, que nuestra situación política “excepcional” (?), gobernar en minoría, le obliga a dialogar y llegar a acuerdos con la oposición. Propuso tres asuntos urgentes: el sistema de pensiones, un pacto educativo, y revisión del sistema vigente de financiación autonómica. Hizo hincapié en pedir responsabilidad, se supone que a los socialistas, para aprobar el nuevo Presupuesto y las reformas que nos exige la UE (5.500 millones de euros).

Hoy la réplica de los demás partidos. Los socialistas, en este caso unánimemente, rechazarán las políticas desarrolladas por los populares. Su portavoz será el converso Antonio Herrando, hasta anteayer el azote máximo del “no es no” y ahora defensor máximo de la abstención y de la exigencia del voto vinculante de todos y cada uno de los parlamentarios. Se supone que hoy Rajoy, en su réplica, pueda ofrecer alguna golosina a los socialistas, para facilitar el trabajo sucio al señor Hernando como vocero de Susana y sus adláteres.

Como es lógico, los podemistas se presentarán como la oposición real y la única alternativa a las políticas de los populares.

El resultado será el previsto: Rajoy, hoy, no será investido como  Presidente. Tendrá que esperar cuarenta y ocho horas, hasta el sábado, para ser investido Presidente de Gobierno gracias a la abstención de los socialistas. Nos resta ver como “justifica” Hernando, como portavoz del grupo parlamentario, la abstención de su grupo. Y nos queda comprobar cuántos (y quiénes) parlamentarios/as socialistas mantendrán su voto negativo. En concreto, ¿qué votará Pedro Sánchez?. Ayer, cuando se le preguntó, respondió: “El sábado será otro día”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *