Déjà vu (con u)

Que Baleares haya pedido no retrasar los relojes es una metáfora de la investidura de Rajoy. El ‘no’ de los diputados baleares del PSOE convierten al archipiélago, junto a Euskadi y Cataluña, en una de las tres comunidades en las que Rajoy no ha sumado más síes que noes, necesarios para salir investido en segunda votación. Pero, como con la hora, las islas siguen al resto del país, y desde hoy vuelven atrás en el tiempo. No una hora, sino cinco años. Seguimos donde en 2011.

Rajoy siendo investido, el PSOE encarando su peor crisis de la democracia, el 15-M rodeando el Congreso, la desafección política volviendo al ambiente y Bruselas pidiendo ya nuevos recortes. Estamos ante un déjà vu. Con u, ya que aunque la u francófona sea más cerrada que la castellana, sigue siendo una u y no una i. Como en 2011, en 2014 o en 2015, vuelve a sobrevolar la idea de que el 15-M, encarnado en Podemos, vaya a superar a los socialistas. Sin duda, tras la bombona de oxígeno, en forma de abstención, regalada por Susana Díaz y los suyos a un Pablo Iglesias ahogado después de dos sorpassos fallidos, hay más argumentos que nunca. Pactar es siempre una opción arriesgada pero respetable. A cualquier lado del tablero. Y si es eso: pactar, negociar, ceder, acordar. La entrega gratuita del gobierno es convertirse en un actor prescindible del tablero. El obstáculo ahora para Podemos son los 15 diputados que han votado ‘no’ y Pedro Sánchez, convertido en héroe y mártir de la izquierdapor aquellos mismos que han querido acabar con él.

Rajoy es presidente sin haber movido un dedo desde el 20-D y el PP aparca su regeneración. Los sueños de Iglesias, hoy más cerca de hacerse realidad, que motivaron el no en la investidura de Sánchez, desembocan en el principal triunfo del líder del PP. Con una oposición tan débil como la que tendrá, nada hace pensar en una legislatura distinta. Eso sí: si el PSOE no evita convocar su inevitable Congreso y Sánchez, tras su travesía ahora iniciada, retoma el partido tal vez el Gobierno tenga los días contados. No deja de tratarse de un gobierno en minoría.

Que los diputados baleares del PSOE hayan mantenido el ‘no’ a Rajoy refuerza el Pacto de Armengol con PodemosPese al siempre parecido con los Pactos anteriores, en las islas no hay vuelta atrás en el tiempo: PSIB, Més y Podemos siguen yendo de la mano. Donde antes los podemitas daban emoción a los presupuestos, ahora apoyan incondicionalmente unas cuentas que dan menos peso a Educación del que daba Bauzá y que han vuelto a levantar a la comunidad educativa, lo que no deja de ser también un déjà vu.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *