Diez años del Palma Arena

Hoy se cumple una década de la inauguración del Palma Arena, que empezó siendo investigado por sus sobrecostes (de 44 millones de euros de costes previstos a 111 millones de euros de coste real) y acabó como una macrocausa contra los corruptos. Para refrescar nuestra memoria, acompaño este artículo con la foto de aquel ascensor construido en medio de la nada y que conducía no se sabe muy bien a dónde.

Macrocausa que todavía ronda por los juzgados, mientras sus “presuntos” inocentes siguen campando por sus fueros. De momento Jaume Matas, uno de los principales imputados por el Palma Arena, sigue esperando “ser acusado” o “sobreseído”. Parece ser que la instrucción del caso ha finalizado, y la siguiente fase (se supone) será la de los juicios orales, que probablemente se prolongarán varios años si los acusados agotan sus recursos. Mientras el expresidente, imputado en mil y un casos, de momento sólo ha residido algunos meses en la prisión. Concretamente en la enfermería a causa de una sordera que justificó mediante una declaración judicial de Matas por vídeo-conferencia, donde aparecía envuelto en aparatosos vendajes.

Y, por aquello de gato escaldado, espero (con cierta inquietud) que no se declare que los sobrecostes y otras “gaitas” pueden justificarse por el interés general del susodicho velódromo como instalación pionera para desestacionalitzar nuestra actividad turística. Existen antecedentes. Al yerno Urdangarin se le disminuyeron las penas solicitadas por la fiscalía porque las tres Magistradas que juzgaron el Caso Nóos consideraron que las iniciativas del susodicho en promover congresos, jornadas y un largo etcétera fueron muy útiles para promover a nuestra Comunidad como referente extraordinario de actividades deportivas. Y cuidado, el que avisa no es traidor, la débil pena que incluye la sentencia está recurrida ante el Tribunal Supremo por los abogados del ciudadano Iñaki. Cabe la posibilidad de una rebaja en algunas penas, que le podría evitar incluso no “visitar” la cárcel.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *