Discriminados

Leo con curiosidad, cómo el Consorcio de Transportes de Mallorca ha decidido que para obtener la tarjeta de descuentos de sus servicios ya no será necesario acreditar la condición de residente en Baleares. Se cumple así una exigencia de la Unión Europea, por la cual no se puede discriminar a nadie por razón de su residencia.

No tengo ninguna opinión sobre este asunto. Pero, sin embargo, me pregunto por qué los residentes en municipios vecinos a Palma, cuyos ayuntamientos no han llegado a acuerdos con ese municipio, estamos excluidos de la tarjeta ciudadana de la capital y, como consecuencia, tenemos que pagar el viaje al aeropuerto a 5 euros, precio absolutamente disparatado puesto para fastidiar a los turistas y que ellos se hagan cargo de parte del déficit de la EMT.

Mi pregunta es obvia: ¿las normativas europeas benefician a todos los europeos pero no a los mallorquines que no somos de Palma? ¿Cómo se aplican los criterios de no discriminación? ¿O es que debo celebrar poder contribuir con 5 euros a financiar el déficit de la EMT? Un poco de sentido común y de lógica en el caos de la gestión pública no vendría mal. A nadie.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *