Echando callo

Comienzo a estar preocupado. Llevo bastante tiempo sin escribir sobre mi tema estrella, el PP. Que si las dudas del Sr. Sánchez, que si la abstención del P(SO)E, que si las elecciones estadounidenses, que si la victoria del Sr. Trump, que…

En fin, que tengo abandonado al PP, y eso que ha hecho los suficientes méritos para que me acuerde de él, especialmente por su amor al peligro, o, según la frase coloquial, porque “le va la marcha”.

En ese partido saben, o al menos deberían saber, que si verdaderamente quieren seguir en el poder deben realizar concesiones a C’s para que aguante el tipo delante de sus ya escasos votantes, o potenciales votantes. Del P(SO)E ya no hablo, pues ya han realizado todo el trabajo en el Congreso que están dispuestos a hacer durante toda la legislatura, con su abstención-inmolación. Ahora se dedicarán a dormir el sueño de los justos, y a esperar que los astros les sean favorables en próximas elecciones.

Volviendo a C’s, no creo que a sus dirigentes, después de exhibir hasta la saciedad el compromiso firmado por el PP en el que se comprometían a la transparencia absoluta, con casos como el nombramiento como Presidente de una Comisión del ex Ministro de interior reprobado por el Pleno del Congreso, se muestren muy conformes, pues hace que los que consideraban a D. Albert Rivera como un tonto útil para el PP, ahora aboguen por quitar el calificativo de útil.

Pero, sin duda, al PP le gusta jugar con fuego. Otra prueba de ello es que a su mayor fuente de votos, los jubilados, a los que hasta ahora, y dentro de su peculiar manera de entender los temas sociales, había mimado, manteniéndoles el poder adquisitivo según los datos del IPC, ahora, y ante cuatro años de legislatura por delante, no duda en menguar el ya escaso nivel adquisitivo de sus esquilmados votantes potenciales más fieles, a los que ya saqueó vaciándoles la “hucha de las pensiones”. Deben confiar en la mala memoria, y en que a última hora una pequeña zanahoria servirá para conformarlos y que les vuelvan a votar.

Y ya que he mencionado el IPC, no creo que sus datos sean falsos, pero no coinciden con mis apreciaciones cuando voy al mercado o a los distintos comercios a comprar. Y si a estos gastos le añado los recibos de servicios esenciales como son los de energía, aún aumenta más la disparidad entre los datos oficiales y los que resultan de sumar los gastos realizados. Por esta razón, y apelando a la transparencia que promulga nuestro gobierno, le agradecería, y creo que todos los ciudadanos también, que nos indicaran en qué comercio se surten para realizar el mencionado IPC y de ese modo favorecernos también de los moderados aumentos, e incluso decrecimiento a veces, en vez de sufrir las subidas a menudo desproporcionadas que tenemos que afrontar.

Con la cantidad de actuaciones con las que nos obsequia nuestro PP y yo buscando temas ajenos a ellos ¿Será que me he acostumbrado a sus actuaciones? ¿O acaso estaré echando callo y ya no me extrañan sus actuaciones?

Mientras redacto este escrito, me he enterado de la muerte de la ex-Alcaldesa de Valencia Dña. Rita Barberá y no puedo dejar de pensar en la oportunidad de su muerte, y, por esta razón, espero que el PP le haga un gran homenaje. Ha cumplido con el partido hasta con su muerte, ya que ésta cierra definitivamente cualquier causa penal contra ella, evitando que salgan las presuntas corruptelas cometidas por ella, o bien en nombre del partido, o bien para el partido durante su largo mandato municipal.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *