El Parchís de la Política

Primero de todo tenemos que decir que nació en el siglo XVI en la India. El tablero actual de forma de cruz es una representación del original, era el jardín del emperador Akbar el Grande. El centro del tablero representa el trono en que se colocaba el emperador en el centro del patio. Las fichas eran las muchachas indias más bellas que se movían de casilla en casilla y se disputaban el honor de jugar para el emperador. Los dados decidían la suerte de los participantes. (veis alguna similitud)

Con todo esto quien no ha jugado alguna vez al parchís. Y se sabe las reglas básicas para poder jugar.

Rojo, Azul, Naranja, Morado, podríamos añadir más, pero de momento jugaremos con los clásicos cuatro colores. Representando a los partidos políticos.

Cada partido dispone de cuatro fichas del mismo color, y un dado de seis caras. Normalmente los partidos utilizan un cubilete para lanzar el dado. Algunos hacen que los dados y el cubilete estén trucados.

Las casillas cuadradas coloreadas de las esquinas se denominan casas o cárceles. En la mayoría de estos partidos políticos tienen en sus filas, personajes que deberían quedarse en prisión que debería ser su casa, por todo lo que han realizado, sobre todo para enriquecerse a ellos y sus allegados. Las que son rectangulares, coloreadas y numeradas que hay junto a cada casa se denominan salidas, que sería mejor que ni siquiera participaran en la política. Las de forma rectangulares grises o marcadas de otro color se denominan seguros, ellos piensan que son sus paraísos fiscales, lo tienen todo arreglado para su jubilación prematura.

Dos fichas de igual o distinto color en la misma casilla forman una barrera o puente. Esto lo hacen para poder taponar todo aquello que no les interesa.

Las palabras comer o capturar cuando una ficha ocupa la posición de una ficha contraria y ésta última se mueve a su casa. Siempre al acecho para poner travetas y fastidiar al partido político que no comulgue con sus ideas, o bien con su bolsillo.

Al comenzar el juego todas las fichas están en la casa de su color. Cada partido político lanzará el dado una sola vez en cada turno. A no ser que promueven leyes que les permitan hacer lo que les den la gana, que ya lo hemos comprobado que si lo hacen.

Las fichas se mueven en sentido contrario a las agujas del reloj desde la salida de su color hasta la meta de su color. Las fichas que están en la casa y en la meta no pueden moverse.

Una variante del juego permite hacer barreras con fichas de distinto color en los seguros. Con todo esto los partidos se unen para crear alianzas, y no permitir el paso a otras formaciones, que no sean de su tendencia.

Una ficha entra a la meta con un número exacto de casillas. El Primer partido político que consigue meter sus cuatro fichas en la meta finaliza el juego y gana.

Pero lo más importante y tenemos que saber, nosotros los ciudadanos de a pie, somos meros espectadores de este juego, ellos toman las decisiones, a no ser que cambiemos las reglas del juego y digamos BASTA. Y ellos sean nuestras fichas y digamos que necesita el pueblo.

Cuando la lucha entre facciones es intensa, el político se interesa, no por todo el pueblo, sino por el sector a que él pertenece. Los demás son, a su juicio, extranjeros, enemigos, incluso piratas.

Thomas Macaulay (1800-1859) Historiador y político británico.

2 comentaris a “El Parchís de la Política

  1. Magnífico símil. El “parchesi” tiene final, siempre se avanza. Aquí no hay reglas del juego y tendremos que hacer unas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *