¡El peor espectáculo del mundo!

El Parlament, “nuestro Parlament”, se ha convertido en un circo (con minúscula). Pero con un matiz diferencial. Al Circo (con mayúscula) se le califica como el “Mayor Espectáculo del Mundo” para solaz y divertimento para niños y adultos.  Pero nuestro particular circo, el Parlament, es el “Peor Espectáculo del Mundo”. Payasos/as sin pizca de gracia, malabaristas sin capacidad de controlar sus artilugios, maestros de ceremonias interinos.

Pero más allá de la coña marinera el vodevil del Parlament es muy grave. En primer lugar, es la institución donde reside y gestiona nuestra soberanía. Allí los elegidos/das, diputados/as, mediante sus votos deben gestionar  el debate y aprobación (o no) de leyes (se supone que útiles para la vivencia y convivencia de sus ciudadanos). Su Presidente/Presidenta no en vano es la tercera persona en rango representativo de nuestra Comunidad.

Pero esta no es la realidad, Hace meses asistimos al insoportable espectáculo de la Presidenta del Parlament, Xelo Huertas, elegida por el voto mayoritario de la Camara (Psoe, Més y Podemos), se niega a abandonar su cargo a pesar de haber perdido la confianza de la mayoría. Fue expulsada de Podemos, junto a otra diputada. Expulsión aderezada con la aparición de grabaciones con amenazas y extorsiones incluidas. Pero se niega a dimitir, su afición al sillón de lo impide. Los populares, liderados por la chillona voz de su portavoz, aprovechan que a la ocasión la pintan calva y defienden a la todavía Presidenta por razones “jurídicas” que no garantizan la constitucionalidad del art. 39 del Estatut en el que se basa su exigido cese. Todo ello a pesar de la sesuda opinión del letrado Joan Oliver Araujo, propuesto por el Parlament para formar parte del Tribunal Constitucional, expresada en sendos artículos publicados en el Diario de Mallorca. Finalmente un dictamen del cuerpo jurídico del Parlament ratifica la legalidad del cese. Y se la cesa, incluso con los votos populares.

Pero el folletín, el sainete, no ha concluido. Ambas diputadas no dimiten de su escaño, pero tienen que formar parte del Grupo Mixto donde (mira por donde) representaran a tal grupo en las comisiones del trabajo etc. (lo que supone el cobro de unas dietas). Pero no están conformes en el sillón que se les ha asignado. Están ubicadas en la bancada vecina de los Populares. Lo consideran un agravio porque ellas son de izquierdas,

Cogen sus bártulos y se largan. Pero ambas, especialmente la ex presidenta, conocen el Reglamento de la Cámara, optan por ubicarse en las butacas destinadas al Público.

Mientras seguimos sin Presidente/a. Los Podemistas, según el Pacto de Gobernabilidad, son los que deben proponer candidato/a. Pero, y con razón, los otros “socios” (socialistas y eco nacionalistas) exigen un perfil que les garantice una gestión sensata y tranquila de la Presidencia. Reuniones y más reuniones y seguimos sin candidato de consenso. Laura Camargo, sin duda la más capacitada para el cargo, no acepta el reto por razones de índole profesional (no sólo de índole político).

El espectáculo es penoso. El desgaste del Govern es importante. Sus posibles “bondades” en su gestión pública  quedan absolutamente ennegrecidas por su incapacidad de dar una salida racional y rápida a la elección de Presidente/a del Parlament.

Peor (casi) imposible

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *