¿Es normal?

Probablemente el contenido de mi colaboración no es el más adecuado en el día de hoy después de ayer, una hermosa jornada de fiesta con las calles llenas de gente con ganas de participar. Pero, ¡creedme!, el tema y el contenido de estas líneas se me ocurrieron ayer en plena fiesta escuchando la radio. El comentario era del  Presidente/Director de la Cruz Roja o de Cáritas de Menorca.

Con tono amable constataba su extrañeza por la “normalidad” con que acogemos los ciudadanos de bien las “noticias” de que no pocos conciudadanos nuestros no tengan recursos para llegar a final de mes o hacer frente a sus recibos de agua y/o electricidad. Con el añadido de que tales “noticias” no son hechos aislados, sino que ya forman parte de nuestro  paisaje. Lo que debería ser una excepción se ha convertido en normal.

Y no se trata sólo de los que consideramos “pobres de solemnidad”, sino también de familias que en los tiempos del boom podían calificarse como de clase media. Siempre pongo el mismo ejemplo por resultar altamente significativo: se trata de la larga cola de hombres y mujeres haciendo cola en la calle, en la puerta de los Capuchinos colindantes con la céntrica Plaza de España de Palma, esperando poder tener acceso a una bolsa de comida. Se trata de personas semejantes a nosotros en sus rostros, modos de vestir y comportarse. Ya forman parte del paisaje. Nadie se extraña. La extrañeza surgirá si un día tal cola diaria desaparece ya sea porque el problema no existe (¡ojala!) o porque la ONG de los Capuchinos se han quedado sin suministros.

Hoy, el pobre no es sólo la persona que ha perdido su trabajo. También puede seguir siéndolo aun teniendo curro. La “moda” no es sólo el contrato temporal porque la actividad económica es estacional, sino también (¡incluso en plena temporada!) la contratación precaria especialmente a tiempo parcial (léase escasas horas diarias por escasos días) añadiendo un dato de auténtica explotación: contrato por 4 horas (las que cobra) currando 10. Es un hecho constatado y denunciado.

No pretendo molestarles más. Son las 9 de la mañana del jueves 2 de marzo. En breves minutos se harán públicos los datos del paro registrado durante el mes de febrero ya finiquitado. A pesar de los pesares las cifras de los parados que constan en el SOIB habrán disminuido (¿y los parados que ya hartos “pasan” del SOIB, y los de larga duración?), pero ¿qué tipo de empleo es el que se ha creado? Alguno podrá pensar que “mejor esto que nada”. Quizás tenga razón.

Perdón, Mañana intentaré deleitarles con algo más ameno. Hasta mañana.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *