Espíritu navideño

Contagiado por la sensación de alegría, de felicidad, y de solidaridad de estos días, no voy a criticar a ninguna formación política o socio-económica. Al contrario, obviaremos detalles que resulten negativos para ellos y destacaremos sus acciones positivas. Empecemos por el propio Gobierno de España.

A pesar de que podría reprocharle infinidad de actuaciones, inexactitudes, cuando no mentiras flagrantes, no quiero criticarlo en estos días. No quiero recordar que han vaciado la “hucha de las pensiones”, ni que su reforma laboral ha hecho tan precario el empleo que un contrato indefinido sea una “rara avis”, ni que las retribuciones al trabajo sean tan exiguas que el encontrarlo  no signifique la salida del umbral de la pobreza. Tampoco quiero recordar que, a pesar de  los draconianos recortes en salud, educación, dependencia o cualquier otro tipo de prestación social, dejando en una situación precaria al estado de bienestar,  la deuda pública es superior al P.I.B y continua creciendo. Pero no, hablemos de las cosas positivas. Las cosas positivas ¿Las cosas positivas? ¡Como estoy de memoria! Ahora no se me ocurre nada, pero seguro que habrá algo.

Bueno hablemos del PP. Aquí tampoco quiero hacer ninguna descalificación, así que no mencionaré a Bárcenas, a los casos Púnica y Gurtel, a los colaboradores de Dña. Esperanza Aguirre, ni al PP valenciano o balear, las cuestiones que parece que quieren aflorar en Murcia, y aún menos  los 13.000 euros en vinos que, al parecer, le han regalado al Sr. Feijó. En cuanto a lo bueno pues… esto… tampoco recuerdo ninguna cosa para mencionar, así que espero que me permitirán que, cuando me venga a la mente algo favorable, tanto de los ya citados como de los que citaré a continuación, se lo haré saber sin más dilación a los lectores.

Hablando de partidos, no podemos dejar de lado al P(SO)E, que cuando era posible un pacto de gobierno de izquierdas para desalojar al PP, primaron otros intereses más o menos relacionados con puertas giratorias. Y que cuando numéricamente ya era una utopía,  hizo intentos vanos. Pasaré por alto lo del: “No es no”, y  su pasó al: “Bueno, pero muy bajito y mirando para otro lado” en forma de abstención. Como es lógico, tampoco hablaré de los ERE’s de Andalucía.

Podemos es esa gran esperanza fallida en torno a una alternativa de izquierdas, que se dedica a comportarse como párvulos de colegio luchando entre diferentes opciones personalistas por ver quién es el macho alfa. Pero no les juzgo, y mucho menos crítico, al fin y al cabo el cainismo está en los genes de la izquierda.

Tampoco voy a decir nada adverso hacia C’s, al que muchos calificaban del tonto útil del PP, pero que con los acuerdos puntuales del PP y el P(SO)E ha perdido su utilidad.

Ni me meteré con los sindicatos de clase, ya que no hay que perturbar el sopor en el que viven sumidos  desde las medidas económicas y sus efectos socio laborales, ya que aseguran que es muy perjudicial despertar bruscamente a alguien sumido en un profundo sueño.

Y cómo me voy a meter con la gran patronal si están haciendo lo que más les gusta: ganar dinero, y someter al trabajador, teniendo todo el respaldo de la clase dirigente del país.

Así que deseo a todas/os las mujeres y hombres de buena voluntad unas Felices fiestas, que ya llegará el momento de continuar con las críticas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *