Fotos de verano

Aunque las circunstancias tan especiales y delicadas que vivimos hayan modificado a la fuerza la costumbre, otrora intocable, del asueto veraniego de nuestros gobernantes, aún así se ralentiza la actividad política, y en consecuencia se produce una lógica escasez de noticias. Los profesionales de los medios deben trabajar a destajo para suplir la penuria informativa y es bien seguro que agradecen las inestimables ayudas que les proporcionan los quehaceres estivales de algunos políticos, unas actuaciones que los respectivos gabinetes de prensa y asesores las convierten de inmediato en fotos noticia -las califico como de verano- porque sólo el sopor y el ocio de la canícula las hace medianamente explicables. He aquí tres ejemplos
Cenas solidarias. Confieso que los actos de esta naturaleza – trampós o sopars a la fresca solidaris – realizados en plazas de pueblos o de barriadas no gozan de mi simpatía, pero aún menos soporto las cenas de aquellas asociaciones y grupos que hacen alarde de su solidaridad en escenarios de lujo y con ostentación de sus credenciales. Me refiero a quienes se exhiben y lucen linajes y glamour estival consumiendo menús y exquisiteces de selecto gourmet, precisamente –paradojas de la solidaridad voluntaria- para colaborar en la alimentación de los que no tienen para comer. No dudo de la buena voluntad de quienes participan con sus donaciones ni hasta de la de sus organizadores, pero la solidaridad debe manifestarse a través de una fiscalidad justa y suficiente, por ejemplo a través de esos impuestos que los gobiernos se resisten a imponer a las grandes fortunas o a las operaciones especulativas. No nos engañemos, un bono benéfico, un sorteo o una aportación caritativa no puede borrar la imagen de la pobreza, del hambre y de la injusticia social, ni mucho menos pretender con ello limpiar nuestras conciencias.
Su Majestad y la rodilla de Nadal. S.M. puede invitar a cenar a quien quiera, donde quiera y asistir con los fotógrafos que necesite, no faltaría más. Es lícito que SM esté preocupado por la rodilla de nuestro gran tenista y a la par que comparte manteles con Rafa y sus médicos, se interese por su estado físico y anímico. Siendo todo esto comprensible si, como se dice, se quiere mejorar la imagen de la Casa Real, al mismo tiempo y con el mismo objetivo demando de S.M que, con la que actualmente nos están arrojando encima justo en temas de sanidad, cuando quiera interesarse y preocuparse públicamente por la salud, lo haga por las listas de espera que soportamos en los hospitales públicos, por los medicamentos a los que se retira financiación o -ya que está en Mallorca- por el cierre del Hospital General o el Joan March.
El President y ses garbes. Otro al que sus asesores le están jugando una mala pasada en es al President. Pienso que algunas de sus apariciones mediáticas son idea de aquellos, porque si fueran de cosecha propia, apaga y vámonos. Puede gustar o no, pero es usual que los dirigentes políticos visiten centros de trabajo, como en este caso una finca de producción de alfalfa, para conocer de cerca sus problemas y inquietudes. Estos eventos suelen ser demasiado estudiados, precocinados, en fin poco auténticos, pero a la postre asumibles. No obstante me parece absolutamente infumable montar el paripé de un presidente pseudo jornalero de la alfalfa y que además se intente con ello malloquinizar la imagen del President. Una postal ridícula, infantil, y poco respetuosa con el oficio al que pretenden apoyar.

0 comentaris a “Fotos de verano

  1. Mira si es un montage que la finca de la recogida de alfalfa es del hermano del conseller Biel Company

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *