Houston

Tenemos un problema. Disfrazamos las cosas. Las vestimos de Prada. Esta es la conclusión tras el caso del sistema de como tratar el cereal.

La mayoría de los que pagan unos suntuosos y absurdos sistemas de comunicación, piensan que si se va por propia voluntad, cese, dimisión, cabreo, o problemas de dicción, o sea los que pagamos nuestros impuestos vía IVA, vía IRPF, o vía AVE, que esto último sí que es un pasión para toda nuestra vida.

Bastantes tenemos la convicción de que mandar a la embajada en la unión de los reinos a un indeseable, es un desprecio a la marca de este Reino, de Felipe el hermoso.

La cosa está no en cómo se despide, sino en cómo lo pusieron allí. Si te dicen que me fui a un puesto que tengo ahí. Es curiosa esta incertidumbre, se va, lo echan, se rebela, se cesa, lo quitan, le huele el aliento. La frase más bonita es lo relevan, esto roza a Gila.

Los británicos estarán más tranquilos, seguro y nosotros tendremos un asesor más a nivel de estado que no es moco de pavo. Las cosas se van estabilizando y unos años más podemos alcanzar la perfección.

Cuando tienes un inútil que te estorba lo mandas a provincias o si hubiese hueco a la sede de la santidad y a vivir que son dos días. Te lo quitas de encima y ya esta. A veces no da resultado por esa cosa de la memoria geofísica tan incómoda y que nos devuelve a lo cotidiano.

Nos lo hemos quitado de los puentes de London, ya lo tenemos en Magerit, y nos puede asesorar incluso aconsejar por oposición. Que alguien opine a la contra es fabuloso, te confirma en tus opiniones, te reafirma en tus ideas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *