Blanco

Comparado con el rojo, un poco soso, peor es si tiende al gris. Estamos en un momento vacío donde no se nos ofrece alternativa a nuestras inquietudes. La impresión es que no hay capacidad de oferta a unos posibles encuentros, confrontaciones, o diálogos sobre quienes construirán nuestro futuro en los próximos días.

Los que pretenden seguir organizando nuestras vidas ciudadanas están enfrentados e una batalla estéril sobre quien es el más guapo, y obtendrá mejor resultado en la próxima consulta a este pueblo soberano.

Están provocando un tedio impresionante, y no se dan cuenta del precio del aburrimiento. No hay indicios de revueltas o revoluciones, pero en esta guerra fratricida entre los organizados para tratar de tener el poder, deberían considerar a los que esa lucha nos importa un bledo.

Sólo queremos que nos administren bien. Un escaño es un escaño, pero ya esta bien. No queremos que se nos trate como incapaces de forma continuada, ya hemos hecho la transición y ahora tenemos que buscar sistemas de convivencia más de acuerdo con la actual realidad.

Como diría Don Pío, blanco y rojo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *