Ilegalicemos el PP

Ante la interminable sucesión de casos de corrupción política, lo primero que uno se pregunta es el por qué el gentío no se lanza en masa a la calle para pedir la ilegalización de un partido que ya ha sido definido como organización criminal por cinco jueces. Esta semana misma se ha visto alguna que otra cacerolada exigiendo la disolución de la banda al grito de la falta de pan ante tanto chorizo, pero tan poca agua no mueve molino.

Suele argumentarse que el PP vive, pervive y sobrevive en buena parte gracias a la amplia base social franquista que todavía queda en nuestra sociedad, a un contexto cultural que hace de la picaresca y el engaño una virtud, al adormecimiento de las conciencias, anestesiadas con tanto pan y circo, al espejismo del consumo y al imperio de una ideología que ha entronizado el darwinismo social como regla de vida.

Siendo cierto lo anterior, no son condiciones suficientes. El PP gobierna y delinque hoy día por mor de los errores de la izquierda. No hay que irse muy lejos para verificar esta afirmación, Baleares es un ejemplo constante. Situado contra las cuerdas al final de la última legislatura, el descomunal error político de Podemos, que pasará a los anales de las evacuaciones monumentales, dio pie a la conjura del panteón de las momias del PSOE, que aterrorizados ante la posibilidad de un gobierno progresista que cambiara las reglas un juego del que tanto se han beneficiado, prefirieron inmolar a su propio partido insuflando a Rajoy el oxígeno necesario para que pudiera seguir respirando. Ibex 35 aparte.

Y ahora estamos a las puertas del tercer gran error. Si uno, como decía al principio, se pregunta por la inhibición de las masas, también se pregunta el por qué la oposición parlamentaria no se encierra en el parlamento y pide a gritos la destitución de Rajoy y la ilegalización del PP. Sus gestos son de amagar y no dar, como la petición de ayer del PSOE y Ciudadanos de que dimitan el fiscal anticorrupción y el fiscal general del Estado, puros peones.

Y en esa estamos, viéndolas venir entre el hastío y la desesperanza.

Un comentari a “Ilegalicemos el PP

  1. Ha tardado un año, pero creo que Iglesias ha corregido esta mañana, en Radiocable, su error del año pasado y, al mismo tiempo que se ha dejado atrapar en un instante en el que su inteligencia ha logrado engañar a su ego, ha colocado encima del tejado de PSOE y Ciudadanos una pelota que espero sean capaces de jugarla. Lo que acaba de decir P.I. es lo siguiente: “Si PSOE y Ciudadanos dicen sí a la moción de censura, que presenten candidato, eso no será problema para nosotros”. Así que, antes de que se arrepienta, voy a divulgarlo masivamente para aportar mi granito de arena en la creación de unas arenas movedizas que se traguen a Rajoy y a todos sus secuaces.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *