Intromisión

No hay nada más odioso que ocupar el espacio de los otros. Pretendía escribir, “los demás” y me he limitado a “los otros” que no son demás ni de menos. Al final lo que importa es que además de nosotros existen muchos millones de seres vivos, que nos desconocen, nos ignoran y además no les importamos, ni en el sentido de intercambio comercial, ni en el humano.

Aquí estamos, en el paraíso de las incompetencias. Es difícil valorar sus límites y por eso lo dejamos sujeto a normas, que luego cambiamos según nuestro estado de ánimo. Que atractivo es transgredir una ley y después modificarla para que otros puedan compartir ese placer.

Corresponde a los elegidos por el pueblo soberano, incluso por los ciudadanos, además de los contribuyentes y los de pedir limosna, organizar esto. Que lo hagan, es su otra parte, la de estar incluidos en una lista del partido. Eso no es un problema suyo, es un grave asunto para los demás, y que no estamos de su demo-religión.

No me quiero entrometer en la organización del Estado ni en la composición de Europa ni en la Organización Mundial de los derechos del grupo G positivo. Estoy tratando de explicar lo que veo en mi entorno. No es fácil y dudo de que lo lograre. Para eso estamos, para intentarlo, conseguirlo, y continuar. Soy un producto descatalogado, una cosa pinchada en un palo, así me siento y así me considero, no me gustaría pasar de esta etapa sin dejar rastro.

Otro episodio es que encuentre alguien que me considere en un plano positivo

Nos cuentan cuentos. Érase qué te era, una joven y graciosa muchacha más valiente que el sol, y más empatica que la berza, que desconocía las reglas, y muy débil ante agresiones exteriores, incluso de género religioso, y poco dada a la reflexión. Esta púber tuvo que aguantar los acosos de adultos y conoció lo que es un ataque a su intimidad. El espacio es mensurable y por tanto un bien escaso. Necesitaría mucho, demasiado tiempo para el relato. Lo dejo, con la certeza de que no consintió.

Me voy al tema de lo escaso, lo limitado, del espacio donde vivimos, una zona acordonada, como un cuadrilátero en el que nos permiten sobrevivir, hasta que nos derriben o nos machaquen.

Yo soy feliz en mi entorno, no tengo ninguna protesta,. Es posible que nadie ha intentado acudir a mi cama, lo cual es cuando menos preocupante, pero pudiera ser. podría ser o pudiera ser que, yo no haya sido capaz de captar sus emociones. Todavía peor. Podremos volver a la tierra?

Se habla de discriminación, sin duda con razón, pero FALLERA, no hay más que una y siempre guapa, no es es lo mismo que PAELLA, pero no conozco ningún arrocero sin éxito, aunque lleve conejo.ni ninguna joven disfrazada sin esplendor ni una sartén sin mango. Cada cosa en su tiempo y los nabos en adviento.

El día del padre es un reconocimiento a la capacidad reproductiva de casi todas las especies animales, que utilizan la maravillosa posibilidad de perpetuarse en el tiempo. Tuvimos los diplodocous y desaparecieron. Más importante son las madres que son propietarias de esa gestión, no siempre, reconocida ni recompensada. Lo último, tener un niño/a es una maravilla de la naturaleza.

Volviendo al asunto, no hay nada más odioso que intenten invadir tu vida con historias, reales o modificadas para justificar alguna cosa, como la invasión de los filisteos o de los fenicios en la Isla. Ese cuento no se puede comparar con la de los aragoneses, y posterior los soberanistas de los territorios de Levante.

Esos si que ocuparon territorio ( más que la carretera a Manacor) y se lo quitaron a los pacíficos habitantes. Dichosos los que viven en la tierra del Señor, ellos serán nuestros huéspedes. Es maravilloso viajar hasta Mallorca sin necesidad de utilizar el barco o el avión. Buceando o planeando, distraídos, sin meterse en nada. Via subterránea difícil, existe un cable sorianesco tendido entre el mar y los fondos que nos ayuda a consumir menos contaminantes,gracias a los galos. Hay que pagar ese precio. Todo sea por la patria.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *