Invitación publica a Antonio Tarabini

El pasado lunes se publico en este digital un artículo mío titulado Manuela Carmena, Venezuela y el Terrorismo. En el mismo hago reflexiones, críticas y acusaciones en contra de la alcaldesa de Madrid y parte de su equipo, al cual acuso (dejándose manipular por el PP y Ciudadanos) de apoyar a un golpista-terrorista convicto y confeso. De todo ello y con lujo de detalles hay pruebas irrefutables. Una vergonzosa moción presentada por el PP y Ciudadanos, con argumentos y acusaciones totalmente falsas, en contra del gobierno chavista venezolano.

Habida cuenta que Tarabini, aprisa y corriendo, pienso que sin analizar bien mi escrito y “sin lugar a dudas por falta de información”, lanzó contra mi persona fuertes acusaciones, afirmando en su comentario y en mayúsculas: LA OPINIÓN ES LIBRE. PERO TE HAS PASADO. ¡EL ATAQUE A CARMENA ES TOTALMENTE INJUSTO! Invito a mi viejo y buen amigo Antonio Tarabini a un conversatorio público. Pienso, “al margen de ideologías”, que sería interesante y aclaratorio para que con tranquilidad, además de debatir, explicar, informar, argumentar y conocer con lujo de detalles quién es el personaje Leopoldo López, analizar la difícil situación política y socioeconómica que atraviesa Venezuela. Después de lo cual (por aquello que un hombre bien informado vale por dos y en este caso por tres) mi amigo Tarabini, posiblemente a través de una sana autocrítica, por aquello de que rectificar es de sabios y en este caso también de justicia, cambiaría de parecer.

¡Un fuerte abrazo!

Un comentari a “Invitación publica a Antonio Tarabini

  1. Efectivamente, la culpa de la dramática situación de Venezuela es, lógicamente, de la conjura judeomasónica montada desde el exterior, jamás de sus dirigentes, nobles, preparados, eficaces, demócratas, participativos, etc. La eterna excusa de las dictaduras…
    Un familiar mío ha trabajado dos años en Venezuela: su empresa tuvo que salir por piernas a resultas de la ineficacia e ineptitud de los gestores venezolanos -contraparte que no realizó los trabajo comprometidos-, la falta de pago y la inseguridad creciente.
    Basta ya de engañarse: Venezuela no es un paraíso ni un modelo a seguir, en todo caso, el modelo a no seguir.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *