Justos e injustos

No habrá cambio de cromos. Así de tajante se mostraba este lunes el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Con estas palabras, el líder del Ejecutivo lograba tranquilizar a los presidentes de gobiernos autonómicos cansados de poner la otra mejilla cada vez que se habla de financiación.

La Constitución Española, garante de la unidad del Estado, define a nuestro país como solidario entre sus diferentes regiones y nacionalidades históricas, y para ello, ampara los organismos necesarios para garantizar dicha solidaridad, como el Fondo de Suficiencia.

Tras 35 años desde la promulgación de la Constitución, texto que consiguió unir a todos, pero no contentar a nadie, hemos sufrido, y en muchos casos claudicado, frente al chantaje de aquellos partidos nacionalistas, en los que en demasiadas ocasiones, hemos puesto en sus manos a nuestro país.

Durante siete lustros hemos vivido el permanente reinvento de la idea de España, arrastrados por gente que poca estima le tiene a nuestro país y que tarde o temprano, o se les pone freno, o acabarán con todo lo que se les ponga por delante, como muestra del carácter insaciable y destructor de cualquier nacionalismo.

Desde hace unos meses, parece ser que algo ha empezado a cambiar, o al menos, hay una voluntad clara de algunos presidentes autonómicos para que así sea, tal y como quedó patente en la reunión de los barones autonómicos populares.

Por primera vez en la democracia, nuestro Presidente, José Ramón Bauzá, ha dejado claro que el sistema de financiación actual es gravemente perjudicial para nuestros intereses. Baleares es, y quiere seguir siendo una región solidaria, pero eso no puede suponer una desventaja para nuestros ciudadanos, que deben recibir lo que justamente se merecen.

Es por ello necesario, imprescindible, la aprobación de un nuevo sistema fruto del consenso, y que sobretodo, sea duradero en el tiempo, ya que no hay estado que pueda soportar un proceso permanente de cambio que no lleva a ninguna parte. Es el momento de que el futuro de España lo decidamos y construyamos entre todos y dejemos de ir a remolque de los que quieren vender la casa y subastar los muebles.

Un comentari a “Justos e injustos

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *