La Cámara de los Comunes

A estas alturas de la vida uno ha dejado de creer en las casualidades. Las cosas siempre pasan por algún motivo, aunque desconozcamos la razón.Por azar nunca pasa nada trascendente.

El pasado miércoles, hace un par de días, se atentó al lado o contra el parlamento o uno de los parlamentos, junto a las cortes de Castilla, más antiguo de Europa. La Cámara de los Comunes, en Inglaterra, es donde están representados los ciudadanos como Vd. querido lector, y como yo en contraposición a la Cámara de los Lores en la que está representada la nobleza inglesa.

El atentado terrorista perpetrado en Londres está dirigido contra quienes nos representan a los demócratas, contra a quienes nos representan a los comunes, a los ciudadanos sin ningún status especial. Es un atentado contra las mismas raíces de la democracia, un sistema político que los radicales musulmanes rechazan porque se basa en que todos somos iguales ante la Ley; incluidas las mujeres.

El atentado del otro día es un atentado contra una civilización, contra una manera de entender el mundo en el que los ciudadanos, los comunes, pueden intervenir en el mundo en el que quiere vivir y que mundo quieren dejar a sus hijos; aunque atenten contra la esencia de la democracia, la sinrazón y el totalitarismo serán derrotados.

Hace demasiado tiempo que visité las Casas del Parlamento, es un edificio espectacular no tanto desde el continente (que lo es) sino del contenido; cuantas veces se ha peleado por la democracia y los derechos en el interior de ese edificio; cuanta leyenda y discursos memorables contra los adversarios de la democracia; como dijo el Premier Churchill, nunca nos rendiremos. Que pasen un buen día.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *