La Cuaresma del Papa Francisco

Como lo prometido es deuda, voy a hablar de la cuaresma. Entre mis recuerdos infantiles, y no alargándome con exceso en el tiempo pasado, me encuentro con la cuaresma. Con el miércoles de ceniza, los Viacrucis, las charlas cuaresmales y los ayunos y abstinencias. Pero días antes teníamos que pasar por la sacristía para adquirir la Bula y así poder comer carne durante la cuaresma, excepto el miércoles de ceniza y los viernes hasta la Pascua. Lo chocante del caso era que en tiempos de posguerra hasta bien entrado los cincuenta en mi casa, como en otras muchas de mis vecinos, no podíamos darnos el lujo de comer carne con bula o sin ella; pero pagábamos religiosamente, nunca mejor dicho, los céntimos o la peseta que nos costaba por persona menos los niños. El ayuno también lo hacíamos no sólo en cuaresma, sino algunos días más durante el año. Después venía la Semana Santa con sus oficios y procesiones, y después la Pascua con las monas y las comidas en el campo con juegos, tararas, canciones y romerías en carro.

Según el Papa Francisco en su mensaje del 2017 para la Cuaresma esta debe ser para los cristianos católicos:

– un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte.

– un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna.

– un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo.

– un tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra (Evangelio), en los sacramentos y en el prójimo. El Señor nos muestra el camino a seguir.

El Papa desea “que el Espíritu Santo nos guie a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados”.

Aquí están el ayuno, la oración y la limosna cuaresmales.

Un comentari a “La Cuaresma del Papa Francisco

  1. Efectivamente Padre hoy en dia todo ha cambiado, tanto, tanto que algunos no sabemos, si vamos o venimos, vamos andando el camino como podemos, y es verdad que lo que aprendiste de pequeño, raras veces se te olvida, la Cuaresma es otra etapa de nuestras vidas que según mi opinion debe vivirse como lo que es cuarenta días de Pasion que paso Jesucristo por nosotros, de esto muy pocos se dan cuenta de que también es para cada uno de nosotros en particular. Hasta la fecha en nuestra casa se ha vivido la Cuaresma como cuarenta días de penitencia, sacrificios y ayudas a los necesitados en la forma que se pueda. Y como dice el Papa Francisco para ello necesitamos la ayuda del Espiritu Santo al que casi siempre tenemos olvidado. Siento mucho Padre Judas no poder asistir a sus charlas pero tengo compromiso diario con mi parroquia. Muchas gracias por su cariño y amistad.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *