La evolución del PIB turístico balear 1950-2014

A finales de 2015, la Fundació Gadeso presentó el segundo “Anuari del Turisme de les Illes Balears” (edición 2015) con el patrocinio de Govern Balear, UIB y Fundació Colonya. Se ofrece una visión muy completa de la realidad socio-económica del turismo, en unos años en que se carece de otros informes similares de fuentes que han dejado de producirlos (CES, Sa Nostra-CRE, Cámara de de Comercio). Allí presento un capítulo de crónica histórica sobre el PIB turístico balear, desde los años 50 hasta el 2103.

Partiendo de estudios anteriores para el Govern Balear sobre el tema PIB turístico, a cargo de profesores de la UIB (TIOs 1983 y 1997) y de economistas de entidades bancarias locales (la mía desde 1980 en Banca March), cuestiono la necesidad de un nuevo indicador sintético para medir, en términos de sostenibilidad, el impacto del turismo sobre la economía y sociedad de Baleares. No obstante, contamos en los últimos años con estudios anuales de Exceltur (Impactur) donde se elaboran PIBs turísticos.

Después del gran desarrollo turístico balear que comenzó en los años 50, alcanzando un PIB turístico de cerca del 55%, se vivió desde mediados de los 80 hasta el 2000 un período de consolidación del turismo hasta situarse este PIB por sobre del 45%, tras un período de caída por causas exógenas (la crisis del Golfo Pérsico de 1989-91) que bajó el PIB turístico al 35%. Con la reciente crisis económica 2007-2010 se cayó hasta el 40% pero se recuperó a partir del 2011llegando a rozar el 45% para el año 2014.

A partir del 2000 Baleares fue perdiendo PIB per cápita (en parte por la fuerte inmigración) y desde entonces ha sido más dependiente de un turismo exitoso pero de dudosa sostenibilidad. Ello genera el PIB turístico más alto de todos los destinos insulares europeos (sin tener en cuenta los efectos “colaterales” pero sí los ”inducidos” e “indirectos”). Sin embargo, el aumento de problemas de índole social y medioambiental requiere una nueva medida de PIB turístico apoyada en índices del tipo IPH y ISM.

Sugiero terminar con el tópico de valorar un año turístico por el recuento de llegadas y hacerlo sólo por estancias y PIB turístico. Además, se debería ponderar el impacto del desfase estacional sobre las mediciones anuales, ya que la Temporada Media-Baja (6 meses) sólo produce 9 p.p. y la Temporada Alta (6 meses) 36 p.p. del citado 45% PIB turístico anual.

Termina mi capítulo con una petición al Govern Balear para que se pueda contar sin más demoras con la Contabilidad Regional y las Cuentas Satélite del Turismo, lo que ayudaría a políticos y empresarios para fijar estrategias de sostenibilidad y de competitividad turística, respectivamente. Y también con una reflexión: si en el conjunto de España el turismo aporta a la economía un PIB turístico del 11% y en Baleares un 45%, sería lógico esperar un mayor compromiso investigador para Baleares, con el apoyo de la Administración Central, a fin de mejorar la información sobre el mismo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *