La izquierda en jaque (I): Podemos

La izquierda europea planea sobre sus cenizas. La socialdemocracia ha aceptado y practicado las políticas propuestas por la derecha neoliberal para “superar” la crisis que nos ha tocado soportar, y que seguimos soportando a pesar de los “brotes verdes”. Y la izquierda alternativa a las políticas de los socialistas desgraciadamente, al menos de momento, no destaca por sus éxitos. En Grecia, verbigracia, Tsipras se ha visto obligado a aceptar a pies juntillas las propuestas de la Troika.

España, hoy por hoy, es un campo abonado para seguir practicando las mismas políticas de años anteriores (adornadas con flores y buenos perfumes) a pesar de gobernar en minoría. Las alternativas posibles, PODEMOS y PSOE desde la izquierdas están sumisas en una profunda crisis, cada una en la búsqueda de su propio discurso y en la recuperación de su credibilidad.

Hoy, en esta primera entrega, comienzo con PODEMOS.

En España, Podemos tiene serias dificultades para diseñar y practicar políticas coherentes y útiles orientadas a la ciudadanía. La guerra, o si se prefiere el debate “belicoso”, está abierta no sólo entre dos personas, Iglesias/Errejón (y viceversa) sino principalmente entre dos modos de concebir y practicar la política en nuestro país. Para Iglesias la acción política se ejercita en la calle, la acción desde y en las instituciones democráticas representativas son un complemento. Sin olvidar su obsesión para dar el “sorpasso” a los socialistas, siguiendo la estela de Anguita. Para Errejón la acción política debe ejercitarse en las Instituciones no sólo “oponiéndose” a las iniciativas del PP, sino también proponiendo alternativas y/o acompañados de otras fuerzas políticas, y/o apoyando iniciativas de otros partidos. Para tal “corriente” el PSOE no es su enemigo. Entre otras razones porque resulta imposible alcanzar electoralmente una mayoría suficiente para gobernar sin contar con el PSOE.

Es muy probable que el resultado de Vista Alegre (II), léase el Congreso de los Podemistas, no implique una ruptura entre las dos corrientes básicas. Es muy probable que venza Pablo Iglesias, con el apoyo de los Anticapitalistas (corriente minoritaria pero que puede dar o quitar mayorías), y por tanto repita como Secretario General. Pero la clave será conocer el “peso” que puede tener la corriente liderada por  Errejón. Y sobretodo si el Pablo Iglesias vencedor tiene voluntad de “integrar” determinadas propuestas de los “errejonistas”, o se limitará a ofrecerles algunos cargos orgánicos sin voz real en la definición de las políticas de PODEMOS.

No quiero concluir sin una breve alusión a la “presencia” de PODEMOS en nuestra Comunidad. Optó por firmar un pacto de gobernabilidad con PSOE y MÉS, sin  formar parte del gobierno y ostentando la Presidencia del Parlament como único cargo relevante. Si aceptó formar parte activa de los gobiernos de los Consells y de diversos Ayuntamientos.

En líneas generales su participación real en la acción de gobernar no ha sido negativa, más allá de determinados desajustes. En referencia a su acción política en el Parlament, si  se han puesto de manifiestos desacuerdos con la acción del Govern presidido por Francina Armengol. Pero, más allá de la resonancia en los medios, tales desacuerdos (negociados con PSOE/MES) no han representado  trabas relevantes en la acción de gobierno.

Los fuegos se han iniciado con el sainete de la dimisión (o no) de Xelo Huertas, así como la revelación de reproducciones de actas y conversaciones de distintos organismos internos de Podemos. No han sabido gestionar sus cuitas internas, y las susodichas revelaciones son reflejo de una “cutrez” inquietante. Tal situación si está perjudicando la imagen del Govern, además de ser una bomba de relojería al Parlament. Nadie, hoy por hoy, puede prever sus consecuencias para Podemos como organización política, ni el desgaste para el Govern.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *