La Yenka (I): la derecha

La Yenka fue un maravilloso baile que causó furor a principios de los 60. Reproduzco su letra simplemente porque retrata de modo fiel el esperpéntico baile que rige nuestra maravillosa verbena política: “Vengan chicos y chicas a bailar la Yenka. Es muy fácil: “Izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, un dos tres. Izquierda, izquierda derecha, derecha, delante, detrás, un, dos, tres”. 

La derecha gobierna el país, aunque sea en minoría. El presidente Rajoy ya ha nombrado su gobierno a la gallega. Ha cambiado peones, manteniendo sus torres de defensa y a sus atentos alfiles en los asuntos clave: economía y el (mal) llamado problema catalán. Pero, ¿por qué siempre hay un pero?, tiene que gobernar en minoría, y el chip no se cambia en dos días. De muestra, varios botones.

Rajoy dejó claro que no piensa modificar las líneas estratégicas concretadas en diversas leyes (Reforma Laboral, LOMCE, Ley Mordaza…)  que han marcado su primer mandato, si dejamos de lado algunas cuestiones que podríamos calificar de cosméticas (paralización de las reválidas, conferencia de presidentes, pacto de Toledo). “Suspender sí, derogar no”. Y sus órdenes se cumplen.

La última muestra es el fracaso en su intento de nombrar al exministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, Presidente de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores, a pesar de que fuera recusado previamente por todos los diputados (excepto los populares) por sus labores de espionaje y otras trapisondas hacia sus adversarios políticos. Visto el fracaso, lo intenta acomodar como Presidente de la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas, pero termina digitándolo como Presidente de la Comisión de Peticiones del Congreso porque para tal presidencia no se requiere el visto bueno del Parlamento.

La penúltima muestra, el dialogante Ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, ha afirmado que mediante Decreto (¿otra vez?) Ley dejará en suspenso (¡muy peculiar!) de las reválidas incluidas en la actual ley Wert, todavía vigente a la espera de un Pacto para la Educación. Pero ¡atención!, las reválidas se continuarán aplicando sin validez académica. Son múltiples las Comunidades Autónomas, de diverso color y signo, que le piden es dejar en suspenso la actual Ley de Educación que se aprobó sólo con los votos del PP y en contra de la mayoría de la Comunidad educativa.

Rajoy dejó claros sus principios refiriéndose a las políticas económicas. En el debate de su Investidura afirmó sin tapujos: “El gran objetivo de la legislatura es la creación de empleo, y por eso hay que perseverar en la política económica que nos ha permitido un cambio de rumbo y no dar marcha atrás en las reformas que se han llevado a cabo”. Más claro agua. Con tales principios, ¿cómo piensa aprobar sus presupuestos en los que, directa o indirectamente deberá incluir una “rebaja” de 5.500 millones de euros? A los socialistas les recuerda que “tan malo es no tener un Gobierno como tener un Gobierno al que no se deje gobernar”.  No me cabe duda de que, junto con  C’s, los populares le pedirán (¡le exigirán!) a los socialistas responsabilidad (¿otra vez?) para garantizar la gobernabilidad. Y, para más INRI, ya amenaza con “convocar elecciones anticipadas si no puede sacar adelante sus presupuestos”.

Y la oposición, ¿qué? En el próximo capítulo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *