La Yenka (y III): la primera batalla

En pocas fechas asistiremos a la primera batalla entre el gobierno en minoría presidido por Rajoy, junto a Ciudadanos, por el techo de gasto y el consiguiente Presupuesto 2017. El voto de Ciudadanos está prácticamente garantizado, con tal de que tales presupuestos incluyan algunos aspectos de las “150 medidas” pactadas. Rajoy lo da por hecho, ni tan siquiera se ha dignado a nombrar los miembros del PP para negociar los Presupuestos con el C’s tal como le pidió Rivera.

El plácet de los socialistas, de momento, no lo tiene. El Presidente Rajoy les recuerda que “tan malo es no tener un Gobierno como tener un Gobierno al que no se deje gobernar”.  No me cabe duda de que, junto con  C’s, los populares le pedirán (¡le exigirán!) a los socialistas responsabilidad (¿otra vez?) para garantizar la gobernabilidad. Y, para más INRI, les amenazarán con “convocar elecciones anticipadas si no puede sacar adelante sus presupuestos” ¿Cuál será la actitud de los sociatas? Incluso Susana Díaz ha afirmado que el PSOE no votará a favor de los Presupuestos del PP, pero tampoco ha dicho que votarán en contra. Siempre les queda la opción de abstenerse por razones “patrióticas”. Los socialistas lo tienen crudo: tocados como están, ¿querrán, sabrán y podrán mantener su “no” a unos hipotéticos presupuestos que consoliden las clásicas políticas de los populares? ¿Serán capaces de presentar unos presupuestos alternativos? Y Podemos, además de “reactivar la calle”, ¿querrán y sabrán poner en práctica una oposición clara y coherente con alternativas?

Pero, además, el voto del PSOE no es imprescindible para el Gobierno, al menos en el primer trámite del Presupuesto, el del voto a la totalidad. Si el PP pacta con Ciudadanos, PNV y CC tendría 175 votos contra las enmiendas de devolución. El artículo 88 del Reglamento prevé que en caso de empate se repita tres veces la votación y si persiste se rechazan las enmiendas de totalidad, es decir, se tramitan las cuentas. De hecho, Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, ya está explorando las “actitudes” del PNV, ofreciéndoles a cambio de sus votos inversiones relevantes en el País Vasco así como un tratamiento más abierto y favorable del “Cupo”.  Tampoco cierran, por si acaso, la puerta a los soberanistas catalanes.

En caso de que los Presupuestos propuestos por Rajoy superen el voto en contra de la totalidad, se debatirán enmiendas parciales que se supone presentarán los partidos de la oposición. El PP, sin mayoría, tendrá que aceptar algunas de ellas. Donde le resultará difícil “tragar” serán las probables enmiendas referidas a las políticas económicas que Rajoy considera sagradas e intocables, al igual que otras leyes como la vigente Ley de Educación. Su actual ministro del ramo ya ha amenazado con acudir al Tribunal Constitucional si la actual mayoría parlamentaria no retira su acuerdo (que, se supone, es vinculante!) de dejar en suspenso la LOMCE.

Quizás tendremos la ocasión de recuperar un Congreso de los Diputados “vivo y coleando”. Donde el debate sea su esencia en un parlamento plural y diverso tal como lo es la ciudadanía española.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *