Los Voto-traficantes

Algún día se conocerá -con pelos y señales- la burda reescritura de la historia de este país que han falseado las elites en el poder durante los últimos setenta y cinco años. Hemos vivido una farsa, pseudo intelectual, miserable y decadente, instalada en la mendacidad, que nos llevado a la situación actual, una humillante bancarrota económica y moral.

Esta agria crema, cultivada en el oportunismo y en la gratificante rentabilidad del botín, ha utilizado selectivamente a unos “trepas” neoliberales dispuestos a sacrificar la integridad y la justicia social a cambio de la usurpación en provecho propio de enclaves cruciales de la colectividad. Unos y otros han demostrado no tener más dios-patria-rey que lo que nace y muere en su propio vientre.

Saben como adular y a quien servir. Saben como mentir cínicamente para obtener ascenso personal, acceso a regalías, premios y cátedras, inconfesables contratos, generosos honorarios y venal estatus social público. Todos ellos presumen de “marca” personal y nacional, pero no han hecho otra cosa que criar hábitos corruptos y malvender este país por cuatro cuartos, mendigando entre compadreos para que vuelvan a invitarles, a consultarles, a pertenecer a una junta o comité, a estar en la lista dominante.

Pero empieza a haber indicios en las calles, titubeantes todavía, de que siguen ahí rescoldos de auténtica dignidad y honradez. Es posible el coto a los abusos y recuperar la voz de la justicia y la reparación a tanto desvarío.

Ya se formulan preguntas incómodas que amenazan este fraudulento “statu quo” y anuncian la hora en que se les cortará, no ya su cabeza, pero sí sus cargos y el acceso al poder. Los desahuciados de esta España empiezan a tener muy poco que perder, sólo la paciencia, y llegará el día en que les negarán para siempre esas papelinas de tan nefasta e incautada legitimación.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *