Ludopatía

No es que vea mucho la TV, algún ratito sí. También hojeo los periódicos y escucho la radio. Acostumbro a fijarme en la publicidad. En ninguno de estos medios de comunicación hay anuncios que inviten a la gente a consumir drogas ¿por qué? Debe estar prohibida esta clase de publicidad por ser ilegal consumirlas. Su consumo entraña un peligro contra la salud, así como para la seguridad o estabilidad familiar y social del drogadicto, me imagino.

Los anuncios sobre consumir tabaco también han desaparecido. Supongo que por razones de salud que tarde o temprano recaen en gastos en sanidad personal o colectiva. Que todos lo pagamos, vamos.

La publicidad sobre el consumo de alcohol veo que está muy regulada o restringida a vinos y cervezas o licores de no muy alta graduación. Me he percatado que hay muchos y excelentes vinos, así como de cervezas, con una eclosión de pequeños fabricantes. Y siempre se recomienda un consumo racional y moderado.

Últimamente ha aparecido una prevención ante las bebidas refrescantes azucaradas por alterar nuestros contenidos de glucosa… No son muy recomendables para la salud.

Pero, y a eso voy, he constatado un aumento muy peligroso de anuncios sobre apuestas y juegos que pueden llevar a iniciar, fomentar y a aumentar la LUDOPATÍA entre los españoles.

La ludopatía es una adicción, es una enfermedad, es un peligro para la persona que la padece y para la familia o el entorno del jugador. Poco a poco se auto destruye y destroza a los que le rodean… y se vuelve un parásito para la sociedad igual de peligroso o más que un drogadicto.

En la publicidad sobre el juego intervienen clubes deportivos y deportistas de élite que atraen a mucha gente y de toda clase social. Ya no nos basta la ONCE, las Loterías, las Quinielas, las Carreras. Ni los Casinos, puntos de juegos y tragaperras en bares.

¿Qué oscuros intereses se esconden detrás del negocio del juego? ¿Será el Estado? ¿Quién o quiénes se lucran de ello? ¿Qué mafia los ampara? Empecemos por regular o suprimir su publicidad. Protegemos y protejámonos de la peste de la ludopatía que también mata. Y especialmente a los más débiles e ilusos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *