Maria Salom, la turista accidental

A ningún ciudadano se le habrá pasado por alto que estamos en vísperas de elecciones. Calles abiertas en canal, convocatoria de oposiciones estatal para funcionarios, cuñas de radio, inauguraciones a tutiplén que nos dejan alguna que otra escena berlanguiana, como la procesión de toda la plana mayor del Partido Popular, incluida la ministra de fomento Ana Pastor, para inaugurar una macrorotonda. Sí, han oído bien, una rotonda.

Durante cuatro años la ciudadanía su sufrido en carnes los recortes y el austericidio de la santa compaña del puño cerrado, pero ahora ¡pelillos a la mar, que llegan elecciones! Toca dinamizar recursos públicos acompasando la cita electoral. Toca repetir el mensaje del milagro económico , difundirlo a bombo y platillo a través de los medios de la propaganda de la derecha -lo de IB3 no tiene nombre- y escenificarlo con la puesta en escena de una patronal temerosa de cambios que cuestionen su posición dominante. No sea cosa que la riqueza se reparta mejor.

El PP no ha tenido nunca pudor para manipular y confundir el sentido institucional con el partidario. Recordamos perfectamente el “que dejen caer España, que ya la levantaremos nosotros” del Sr. Montoro, o las palabras falsas de Maria Salom recién llegada al Consell de Mallorca asegurando que la institución “si fuera una empresa privada, habría quebrado”. Mentiras basadas en una supuesta auditoría interna que no existía y que además tuvo un recorrido tan corto como las siguientes liquidaciones presupuestarias, que fueron con superávit. Mentiras y falsedades cuya única finalidad era la estrategia electoralista antes de las generales de noviembre de 2011. Estrategia de consecuencias nefastas para quien además tenía que negociar créditos con el banco.

Esta semana tenemos el debate de política general del Consell de Mallorca y exceptuando la puesta en marcha de la maquinaria electoral, podemos decir que María Salom ha estado de vacaciones pagadas estos años. Ha sido la turista accidental del Consell de Mallorca que ahora se despierta del letargo queriendo organizar en plena campaña electoral un Congreso Internacional sobre la Serra de Tramuntana. A finales de legislatura recuerdan la gestión del Patrimonio de la Humanidad.

Su único proyecto destacable ha sido la triste decisión de importar basura del extranjero. Pseudocongelando la tarifa con ingeniería financiera en diferido para dar el pego. Una pésima gestión ambiental a la que hay que sumar el mazazo del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que obliga al Consell a pagar atrasos a MAC insular de más de 27 millones por no haber revisado anualmente la tarifa para el tratamiento de escombros. Una inacción del gobierno del PP que nos saldrá muy cara a todos los mallorquines y mallorquinas.

A falta de iniciativas públicas el gobierno insular ha inflado la cifra de inversiones. Esta legislatura han realizado inversiones reales por valor de 130 millones de euros en los municipios de Mallorca y no los 500 que asegura el gobierno insular. Una tercera parte de la inversión que se hizo la legislatura pasada que fue de 357,32 millones de euros. Cabe recordar que Maria Salom prometió cerrar la radio y televisión de Mallorca para hacer más inversión productiva en los pueblos. La realidad es que se ha cerrado un medio público de mala manera y sin pagar a los proveedores y tampoco se ha cumplido la promesa de inversión en los pueblos de Mallorca.

El escaso liderazgo y bajo perfil de Maria Salom ha disminuido la capacidad económica y política del Consell de Mallorca, afectando a la población más vulnerable de Mallorca y dando la espalda a buena parte de la ciudadanía.

Lo ocurrido este domingo en Andalucía es un indicador de que el PP va a necesitar algo más que campañas de whatsapp para recuperar la credibilidad perdida.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *