Me llamo Facebook. Protejo y aireo tu privacidad

La red social más importante del mundo, que cuenta con más de 17 millones de usuarios en España, presentó ayer la gran sorpresa con la que había mantenido en vilo al mundo de las nuevas tecnologías: su nuevo buscador social Graph Search.

Este servicio permite realizar búsquedas en base a la ingente cantidad de información que Facebook tiene sobre nuestros gustos y preferencias. Es decir, nos permite hacer directamente preguntas sobre nuestro entorno. ¿A cuál de nuestros amigos les gusta montar en bici? ¿Quiénes leen El Tío del Mazo? ¿Cuántos han visto la película El Hobbit? ¿Qué fotos han hecho mis amigos cuando han ido a Croacia? Y así hasta establecer todo tipo de relaciones y conseguir el máximo de información sobre nuestros contactos.

El sueño de cualquier chismoso hecho realidad por Zuckerberg. Es como una especie de espejito mágico que responde las preguntas que queramos, ideal para brujas, madrastras y envidiosas. Quizás algunas películas de Disney tengan que ser reinventadas.

Lejos de ser una amenaza para Google, Graph Search más bien se convierte en un rival para Linkedin, donde hasta ahora podíamos conseguir información profesional sobre amigos y contactos, pero con una gran diferencia: aquí nos enteraremos, con una simple pregunta, de lo que realmente le gusta a nuestros amigos. Y lo podremos emplear para ligar (sabremos cual es el grupo favorito del chico o chica que nos gusta o la ciudad a la que llevarle de viaje), pero también para hacer el mal (así que le mola esto, eh…)

En realidad, el buscador sólo organizará la información que Facebook ya tiene de nosotros, pero, lejos de aportar mucho, en mi opinión sólo creará más dudas sobre la privacidad de nuestros datos. Y provocará que mucha gente le tenga aún más miedo a esta red social. Maleantes y forajidos por ejemplo, un colectivo muy importante en nuestra sociedad, seguramente abandonen la red ante el temor de que cualquiera pueda ahora conocer sus debilidades o gustos literarios. Y es que a todos nos gusta mucho cotillear, pero no tanto que sepan todo sobre nosotros.

Por ello, la empresa pretende garantizar la privacidad de los usuarios de tal manera que aquellos datos que están configurados como privados no aparezcan en el nuevo buscador. O sea que puede ser que hagas una pregunta al espejito mágico y no encuentres respuesta. Realmente, es una difícil encrucijada. Garantizar la privacidad a la vez que ofreces datos de interés. Es lo que se llama nadar y guardar la ropa, y casi nunca funciona.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *