Mis doce uvas

Se acaba el año y llega el momento de hacer recuento de lo acontecido y enumerar las promesas, proposiciones y peticiones para el nuevo año que entra. He decidido sumarme a la moda de las listas y hacer la mía propia, que vale tanto para el resumen del año que se va, como para las peticiones del año que entra, porque lo que desearía para el 2014 es que borrara todo lo malo que ha traído el 2013, que es mucho, todo lo que se nos ha impuesto y que debe desaparecer.

Así que, 2014, espero que borres todo lo que el 2013 no debería haber traído:

Primera. Adiós a la sanidad robada y, por tanto, a la salud perdida.

Segunda. Adiós a las jornadas de trabajo precario y sin cobrar.

Tercera. Adiós a los interminables días en el paroya la angustia de la espera en las listas de sanidad o para que se imparta justicia.

Cuarta. Adiós a las viviendas sustraídas.

Quinta. Adiós al hambre y a la desnutrición.

Sexta. Adiós a la educación mercantilizada, privatizada para unos pocos y con imposiciones sinsentido.

Séptima. Adiós al futuro robado a los jóvenes, a la emigración forzada.

Octava. Adiós a todo lo que nos arrebató libertades y derechos.

Novena. Adiós a los gobernantes y políticos sordos, ajenos a quienes representan. Y a sus continuas mentiras y engaños.

Décima. Adiós a las injusticias y desigualdades provocadas a sabiendas por los que gobiernan.

Undécima. Adiós a la falsa democracia en la que vivimos.

Duodécima. Adiós al desasosiego, a la falta de perspectiva y de ilusión.

Sobre todo, que el año nuevo traiga esperanza, porque lo que nos mata no es la horrible situación en la que vivimos, sino el hecho de no tener expectativas, la convicción de que el futuro será aún más negro. Porque las situaciones difíciles las superamossi sabemos que nos dirigimos hacia un futuro mejor,si vemos un mañana esperanzador.

0 comentaris a “Mis doce uvas

  1. ¡¡Magnífica lista Sarah!! ¿La puedo firmar también yo?
    Me ha encantado ese final: “Lo que nos mata no es la horrible situación en la que vivimos, sino el hecho de no tener expectativas”
    Un abrazo,

Respon a Emilio Alonso Sarmiento Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *