Movilidad versus inmovilidad

Con la aprobación en la legislatura anterior de la Ley 4/2014 de Transportes Terrestres y Movilidad Sostenible de Illes Balears, la cual plantea la planificación y la ordenación del transporte público regular de viajeros por carretera, la Conselleria de Territori, Energia i Mobilitat encarga al Consorci de Transports de Mallorca que se ponga a trabajar en la inaplazable necesidad de mejorar el transporte regular por carretera, desde una perspectiva de servicio público con objetivos claros: corrección del déficit actual de la calidad en esta modalidad de transporte, así como priorizar los criterios de movilidad sostenible. Con estas premisas, nace un primer borrador denominado Plan Insular de Transporte Regular de Viajeros por Carretera de Mallorca. Y con él, llega la polémica ya que nunca llueve a gusto de todos… El punto caliente, cómo no, el aeropuerto de Son San Joan.

Actualmente, los medios de transporte a disposición de los viajeros para entrar o salir del aeropuerto son: transporte discrecional, medio que utilizan los viajeros que contratan un paquete turístico; el transporte urbano de la Empresa Municipal de Transporte de Palma; vehículos de alquiler y el servicio de taxi. Obviamente, el transporte de viajeros irregular conocido como “intrusismo” debe ser eliminado, sin más.

El Plan, entre otras cosas, pretende ampliar la oferta de movilidad entre el aeropuerto, Manacor e Inca, así como los principales núcleos turísticos, con líneas de transporte  público regular interurbano de viajeros.

De todos los argumentos posibles para estar en contra de la ampliación de los medios de transporte en el aeropuerto, vaticinar la llegada de viajeros de “poca calidad” es la más peregrina.

Que duda cabe que dentro del perímetro aeroportuario deben realizarse mejoras importantes para poder ofrecer una oferta complementaria de calidad, en relación a la movilidad de las personas; pero no es menos cierto, que la pléyade de los perfiles de nuestros visitantes seguirán siendo, por lo menos en los próximos años, como hasta ahora.

El viajero que usa el bus urbano, seguirá usándolo, lo mismo hará el que utiliza el vehículo de alquiler o el que viene con un paquete turístico concertado. No termino de ver al usuario del taxi prescindir de una forma tan confortable de desplazarse, simplemente porque haya una alternativa más colectiva, como es un bus del TIB.

El padre de la economía moderna Adam Smith, del cual no me considero seguidor, decía que la libre competencia es el medio más idóneo para fortalecer la economía y, por ende, aumentar la satisfacción del usuario final del servicio. Quisiera creer que en el ánimo de todos, está ofrecer el mejor producto posible al usuario.

Desde la Federació de Serveis a la Ciutadania de CCOO Illes Balears entendemos que nuestra comunidad autónoma, en general, y Mallorca, en particular por el asunto que nos ocupa, debe aspirar a ser un referente mundial en todo aquello relacionado con el turismo, y para conseguirlo, lo primero es dotarnos de un buen sistema en red, amplio y de gran calidad para el transporte de viajeros.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *