Negociación con títeres

Las negociaciones para formar gobierno en España dieron el pistoletazo de salida cuando Pedro Sánchez asumió el encargo del Rey tras las espantadas de Rajoy. No es un secreto que estas negociaciones forman parte de un intento a la desesperada de formar gobiernos de minorías y a la vez hacer mucho postureo de pre/post-campaña.

Cada uno hace postureo como puede o como sabe: A Podemos le importan todos los detalles, como cuando un niño entra en un colegio nuevo; Al PSOE le interesan más los “suyos” y el practicismo del que se cree con experiencia para gobernar tras el paso por el desierto de la oposición; Pero el PP riza el rizo haciendo entrar a ETA en la campaña con las excusas más burdas, y como no, utilizando el gobierno en funciones para hacer política titiritera con ministros y fiscales.

Centrándonos en el PP queda claro que debe darse prisa en hacer algo y taparse las vergüenzas. El striptease forzoso del PP, generado por el goteo incesante de casos de corrupción, nos deja tan atónitos que el plan para despistarnos debe dejarnos aún más sorprendidos. No teniendo nada de lo que enorgullecerse tras su paso por el gobierno, ahora nos muestra su verdadero fondo de armario.

Sale de nuevo el terrorismo, baza fácil para la derecha de todo el mundo. La inseguridad, en la que se mantiene a flote cualquier ideología conservadora, encuentra en España la excusa perfecta para viajar al pasado. Así encontramos declaraciones del ministro de interior en funciones (y minúscula) donde advierte que un gobierno con Podemos reaviva el fuego de ETA y nos saca de un pacto contra el terrorismo internacional.

Esto son fuegos de artificio cargados con palabras y soportados por leyes como la conocida como “mordaza”. Un ministro puede decir todo tipo de tonterías, pero pobre del artista o manifestante que se le ocurra expresarse. Hay multitudes de ejemplos en estos días, como el de dos chicos que residen por temporadas en Ibiza. Sus nombres artísticos son Ayax y Prok imputados por cantar una canción y hacer un videoclip casero. Ellos mismos lo explican en este video.

Quizás los verdaderos titiriteros mueven los hilos del miedo para tenernos a todos callados y distraídos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *