No es contra el castellano

Hay cosas que por obvias o de sentido común para algunos, no se explican. Pero cuando el discurso en contra es continuo, nos vemos obligados a defender los fundamentos, eso que no se explica continuamente porque lo damos por sentado. Me refiero a la escolarización en catalán, a la raíz del problema del TIL y que forma parte de lo que defienden los docentes: la supervivencia del modelo actual de educación en cuanto al proyecto lingüístico de inmersión en catalán.

El famoso decreto de mínimos –por cierto, aprobado por consenso– lo que defiende es que al final de la escolarización obligatoria, el conocimiento que los alumnos tengan de ambas lenguas, catalán y castellano, sea el mismo. No se refiere a enseñar el catalán y olvidar el castellano, no quiere decir que sólo se enseñe en catalán. Y hasta ahora había consenso y funcionaba. No hay datos que demuestren que las competencias lingüísticas de nuestros alumnos en castellano sean peores que las del resto de España, más bien al contrario. Ni estudios que corroboren el discurso de que la inmersión lingüística en catalán sea causa del fracaso escolar.

Se potencia el catalán sobre todo en las primeras etapas, porque es el que juega con desventaja, y porque la educación empieza por el conocimiento de lo local, de lo cercano, del entorno y todo eso lo forman la lengua, la cultura, la historia del lugar donde vives, para a partir de ahí llegar a lo más universal.

Por tanto, la inmersión en catalán no se trata de una cruzada contra el castellano como algunos defienden en su discurso, sino de discriminación positiva a favor del catalán, que es muy distinto. Es un proyecto educativo en positivo –como debe ser cualquier proyecto educativo– no en negativo: se defiende una lengua, no se ataca la otra, ni se minimiza, ni se oculta. Lo que se persigue es que los alumnos sean capaces de expresarse en ambas lenguas, de entenderse y hacerse entender, sea cual sea su lengua de expresión habitual, que ya sabemos que siempre será la lengua materna, la que le habló su madre desde que lo tuvo en sus brazos.

Defender la enseñanza en catalán no significa un ataque a la lengua castellana, ni ser nacionalista, ni querer la independencia, ni tampoco no sentirse español/a. Sentimientos que respeto, pero no comparto. Se trata de asegurar que cada uno tenga derecho a expresarse en cualquiera de las dos lenguas oficiales de esta Comunidad.

El conocimiento de varias lenguas es una oportunidad, no una limitación. Quien sabe dos lenguas tiene más facilidad para aprender una tercera y luego más para asimilar una cuarta. La enseñanza bilingüe abre las fronteras de la mente y de la educación, potencia el aprendizaje y el conocimiento y eso es siempre algo positivo. Una vez asumido esto podremos empezar a hablar de cómo afrontamos el proyecto de aprendizaje de una tercera lengua, sea esta el inglés, el alemán o el chino.

3 comentaris a “No es contra el castellano

  1. La UNESCO recomienda siempre que el aprendizaje de la lectoescritura se haga en la lengua materna del niño. La Pedagogía también recoge este principio, pero la inmersión no lo acepta.

    En Finlandia, ejemplo educativo, los alumnos procedentes del extranjero, generalmente ya no de edades infantiles, tienen unas horas semanales de clase en sus lenguas de origen.

    Si la educación trata del desarrollo armónico de la persona, además del conocimiento de otras lenguas, trata primordialmente el desarrollo de la persona en su lengua de pensamiento que suele ser su lengua materna.
    La escolaridad en una lengua vehicular única en una sociedad en que los individuos usan distintas lenguas ¿puede ser considerada educación?

    ¿Es necesario que la escuela no use una de las lenguas mayoritarias de su comunidad? ¿No es más una imposición que no ayuda al desarrollo de las personas?

    ¿Se admitiría una escuela en Mallorca que sólo utilizara la lengua española? ¿Por qué entonces se ha de admitir una escuela que sólo utilice la lengua catalana si en las calles, plazas y mercados se oye otra lengua también preponderante?

    Buscar el equilibrio de las lenguas de los ciudadanos en la escuela parece la opción más conveniente que no segrega ninguna de las dos lenguas mayoritarias entre los ciudadanos.

  2. Insisto, la inmersión en catalán no excluye a la lengua castellana de las escuelas. (Las lenguas españolas son 4).
    En esta comunidad tenemos alumnos con muy diferentes lenguas maternas, difícil sería educarlos a todos en la suya, se hace en dos, las mayoritarias y lenguas oficiales de esta Comunidad. Y los niños extranjeros sí tenían refuerzo lingüístico, no sé ahora con los recortes como ha quedado eso.

    Un saludo.

  3. Hola Sarah:
    Magníficamente expresado el NO problema entre el castellano y el catalán, en esta nuestra tierra.
    Después de este artículo, es difícil entender que haya alguien que, aunque se limite a “pasar por aquí”, se empeñe en no entenderlo. Pero bueno, siempre los habrá que, por motivos ideológicos escondidos, sigan dando la vara.
    Un abrazo,

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *