No se salva ni el apuntador

Las últimas noticias sobre Podemos en las Islas Baleares están dejando una imagen escandalosa, infame y rastrera, en general, del tipo de personal del que están formadas las diferentes Juntas Directivas (los unos por acción y los otros por omisión) y demás estamentos orgánicos, montados para controlar a los disidentes, a los críticos de este conglomerado político estatal que lo único que busca son buenos empleos a costa de los ciudadanos, obteniendo así un trabajo político de por vida a base de engañar a todo cuanto cabreado, angustiado, exaltado, irritado e indignado vayan encontrado en su camino.

Pero no solo ocupando los diferentes cargos orgánicos (estos no dan mucho dinero), sino que a través de asaltar los cargos orgánicos, las mismas personas se reparten los cargos públicos logrando así  tener un salario pagado con nuestros impuestos, un salario mucho más alto del que nunca habían tenido, ni nunca pensado tener, ni nunca hubieran tenido que era el objetivo principal y prácticamente único que tenían, vistas la poca altura y validez de la actividad política y   vistos los escuálidos curriculum vitae de que pueden presumir la inmensa mayoría de ellos.

Al bochornoso e ignominioso espectáculo de la expulsión de las diputadas Xelo Huertas, presidenta del Parlament Balear a propuesta de Podemos y que va a seguir como tal, si los intereses de los partidos políticos cuyos diputados ocupan los sillones del Parlament no cambian, hasta las próximas elecciones y Montse Seijas, , se le ha sumado el esperpéntico asunto de la afiliada dirigente expedientada, Carmen Azpelicueta, con la intervención de la llamada Comisión de Garantías, para que nos entendamos el brazo político armado de la Junta Directiva para cargarse a cualquier crítico que aparezca en la lontananza, de la mano del entonces presidente de esta comisión  regional, Pascual Ribot y el secretario jurídico de dicho órgano disciplinario, Joan Canyelles.

El secretario de Organización de Podemos en Baleares, Alejandro López, salió en tropel en defensa del que le ha nombrado, Alberto Jarabo, diciendo que Jarabo “no sabía nada de esto ni tiene nada que ver”, como tampoco la dirección del partido: “Es una conversación privada y personal que tuvo Joan con Carmen”, la pregunta es: ¿Cómo sabía que Jarabo no sabía nada?, ¿Cómo sabía que Jarabo no tenía nada que ver?,¿¿le controla todas sus conversaciones, todas sus notificaciones personales?, ¿se lo dijo el propio Jarabo?, ¿acaso le hizo señales de humo?, ¿tanto controla a los otros (por llamarles algo) miembros y miembras de la dirección del partido que sabe que tampoco conocían lo que se cocía en la Comisión de Garantías?, a otro con este cuento para no dormir.

A toda esta podredumbre se le ha sumado la voz (que mientras tenía de donde chupar estaba callada) del expresidente de la disuelta Comisión de Garantías de Podemos, Pascual Ribot, reconociendo que durante las contrataciones del partido para el Consell de Mallorca, “se cometieron delitos”, llegando a incriminar a su propia hija, Aurora Ribot, a quién por supuesto “colocó” en la institución. Pero el vómito no terminó aquí, siguió explicando que “Podemos es un partido de secretarios generales, no de círculos ciudadanos”, que a Azpelicueta se la trató como se la trató por “ser válida y dar miedo”, que los que “tienen peso en el partido” son “vagos o inútiles”, “Uno de los problemas más graves de esta organización es que la gente válida genera miedo a la gente que manda porque le crea competencia”. Sobre Jarabo dijo que seguiría siendo el secretario general en Baleares “a pesar de sus cagadas”. Con amigos así ¿para qué quieren enemigos?

Mientras se ha ido desarrollando este vodevil, resulta que el sábado pasado apareció el secretario de Organización  Estatal de Podemos, Pablo Echenique, llamado a veces Echeminga, que aseguró que “Baleares es un ejemplo de que Podemos hace todo lo contrario que las fuerzas que han saqueado las Islas en los últimos años” y explicó que la formación es “la fuerza más autocrítica del país” y “es la fuerza más feminista”

Quedó claro que su visita se enmarca en una actividad de puro teatro y que como secretario de organización es una verdadera nulidad porque no tiene ni zorra idea de lo qué está pasando en su partido a nivel local.

El mismo día de su elocuente disquisición sobre feminismo saltaba la noticia que Iván Sevillano, conseller por Podemos, preguntaba a las mujeres que optaban a un trabajo en el Consell de Mallorca si “tenían previsto quedarse embarazadas”. Un dechado de feminismo esta actitud filonazi con las mujeres.

Si bien es verdad que en las Islas Baleares el Partido Popular tiene un record de imputados, ahora investigados, no lo es menos que como aprendices los dirigentes de  Podemos son una gloria y dispuestos a superarlos, unos aprendices que aún no han tocado poder de verdad, con lo cual no sabemos cuál será su reacción en su contacto con el dinero fácil de la corrupción, visto lo que están haciendo hasta ahora.

Mientras tanto Armengol, que se lo traga todo, mira hacia otro lado, igual que hacen los de Més. Lo dicho, no se salva ni el apuntador.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *