Nos deben lo que son

Ya sé que El Periscopi no se especializa en deportes. Pero no se preocupen, aunque hablaré de fútbol, no tampoco entiendo nada y lo que quiero es coger un caso para reflexionar: es una noticia que ha ocurrido estos días y que me ha parecido tremendamente sintomática.

El Leicester es un equipo de fútbol de la Premier League británica, pero de andar por casa. O sea, de la docena que hacen de comparsa a los grandes. Es lógico porque viene de una ciudad más bien pequeña y tiene un presupuesto muy limitado. Pues bien, en 2015-2016, el Leicester fichó como entrenador a Claudio Ranieri, el italiano que por entonces debía de estar disponible. Ya se imaginan que Ranieri ni hubiera mirado al Leicester de tener empleo en algo de su nivel. Sea como fuere, Ranieri cogió aquel conato de equipo y lo convirtió en ganador. Nadie se creía que pudiera aguantar hasta el final de la liga, pero sí, llegó al final y ganó el trofeo. Impresionante. Un hito histórico.

Fue la locura. Una ciudad humilde, con jugadores de tres al cuarto, logra ganar la Premier League tras un siglo sin poder siquiera oler el título. No se dijo, claro, pero era el mérito de Ranieri. ¿De qué un club de este nivel iba a lograr algo tan relevante con recursos tan limitados?

Ahora llega la temporada 2016-2017 y las cosas no van igual. El equipo pierde, ya no brilla, y por supuesto a estas alturas se puede pensar que no va a repetir triunfo. Entonces la propiedad decide despedirlo. Echan a Ranieri.

Echar a un entrenador significa decir públicamente que no está al nivel del equipo, que esperaban más de él, que no ha satisfecho las expectativas.

¡Qué desgraciados! Han terminado por creerse que ellos eran un equipo campeón al que el entrenador no ha sabido mantener en su nivel, sin comprender que en realidad son un equipo perdedor al que excepcionalmente un entrenador brillante consiguió sacar de la grisura. Me suena a algo también muy español: somos muy propensos a pensar que los demás nos deben lo que son.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *