Nuevas metas, pero siempre con Optimismo

Al empezar el año nos ponemos nuevas metas, pueden ser muy estimulantes o poco motivadoras, si lo vemos como algo lejano o incluso imposible. Todo esto nos lleva muchas veces a desanimarnos y tirar la toalla, porque los vemos que nunca se conseguirá. Tenemos que sacar conclusiones que frente a los problemas siempre podemos encontrar soluciones. La perseverancia, el enfoque y desarrollar nuevos hábitos es lo que nos llevará hacia lo que queremos conseguir. A ser la persona en quien tenemos que convertirnos para lograrlo.

Si te dañan de alguna manera intentemos que no nos afecten, No tenemos que estar preocupados por lo que pasará en el futuro, o añorar el pasado, impedirá que podamos vivir el presente, y este, pasa solo una vez. Disfrutemos de los buenos momentos, por que aunque pequeños, pueden aportarte atisbos de felicidad y satisfacción. Recordad que la felicidad, no es un objeto que podamos conseguir y poder guardar, solo existen los momentos felices, y esos solo los haces, los propicias, y los permites tu. Permítete ser feliz, busca esos momentos, disfruta de lo que te hace disfrutar, pasa tiempo con los tuyos, con los que valen la pena, con los que te aporten cosas positivas.

Tienes que convertirte en esa persona que puede alcanzar aquello que está anhelando. Pero si solo miramos el objetivo como una meta, nos podemos perder detalles y otras oportunidades en el camino. El optimista nace pero, sobretodo, se hace. Siempre estamos a tiempo para mejorar. Unas ideas para que puedas cambiar tu actitud frente a la vida:

Siempre tienes que caminar con la espalda recta. Las personas positivas siempre van derechas y andan con pasos grandes y firmes. Eso da confianza en los demás, pero también en uno mismo. ¿Por qué? Porque antes de levantar la cabeza debes enderezar el cuerpo.

Pensamientos negativos no traen nada bueno. Las frases como “todo me sale mal” o soy un desastre”.Tienes que eliminarlo de tu vocabulario, sustitúyelo por la próxima vez saldrá mejor.

Cambia tu tono de voz. Una voz alegren transmite optimismo. La próxima vez que hables con alguien ya sea cara a cara o por teléfono, intenta cambiar tu tono de voz, no solo alegrarás a los demás, sino que te transmitirás a ti mismo un optimismo que te hará cambiar de frecuencia.

Mira las dificultades como algo positivo. Ante una situación nueva o diferente no seas negativo antes de tiempo. En lugar de sentir miedo, dudas o ansiedad, céntrate en las ventajas y las soluciones; visualiza que todo sale bien. Empieza a confiar en ti, en tus posibilidades

Busca soluciones. Si eres pesimista te centraras en el problema, siendo optimista lo veras como una oportunidad para mejorar. La manera para convertirte en una persona positiva es buscar las soluciones y no en los problemas.

Envuélvete con optimistas. Pasa tiempo al lado de personas alegres y entusiastas pueden hacerte ver cuál es la mejor manera de ver las cosas. Te contagiaran su entusiasmo

Da gracias. Agradece las cosas buenas que te rodean y que tienes en tu vida. Piensa en todo lo que te hace feliz y en todo lo que está ahora presente en tu vida.

Objetivos. Recuerda que es lo que quieres conseguir, es una buena manera que te sientas motivado y con ganas de ver tus metas cumplidas.

No te olvides nunca lo qué tu quieras atraer, Piensa que llegará a tu vida eso ya merece una gran sonrisa. Vive intensamente.

Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar (Federico García Lorca).

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *