Podemos, ¿Podrá?

Se ha celebrado el primer round entre los púgiles Iglesias y Errejón. Cada uno de ellos pretende definir, más allá de aprobar o no el reglamento que regirá el próximo Congreso de Podemos (Vistalegre 2), la linea política de la formación política que debería aplicarse como mínimo durante la legislatura que acaba de inaugurarse ya sea en el ámbito parlamentario donde los populares no tienen mayoría, ya sea en sus relaciones con la sociedad civil “sufriente” todavía de las políticas austericidas del PP. Iglesias apostaba (y sigue apostando) por primar la calle, Errejón apostaba (y sigue apostando) por fortalecer su acción política en el amplio ámbito parlamentario.

Ante todo llama la atención la baja participación de militantes/simpatizantes de Podemos que se habían pre-inscrito, únicamente el 27%. Lo que parece insinuar un cierto cansancio a debates en clave meramente interna.. El resultado del primer asalto ha sido muy más parejo de lo que anunciaban los agoreros, que daban como ganador por amplio margen a su líder: Iglesias ha ganado pero por puntos, 41% de los votos emitidos, frente a los 39% obtenidos por Errejón. En consecuencia el reglamento que regirá su Congreso será el propuesto por Iglesias: elección única y simultánea del documento que definirá su estrategia política y del equipo (incluido su líder) que deberá gestionarlos.

Pero aunque es prácticamente segura la elección de Iglesias como Secretario General de Podemos, éste deberá “integrar” (no era ésta su intención inicial) a su compañero Errejón. Integración que no podrá limitarse a darle un cargo (por muy relumbrante que pueda ser), deberá incluir a parte de su equipo y sus estrategias, así como moderar su natural instinto de liderazgo unipersonal.

En sus primeras declaraciones, Iglesias se muestra abierto a la colaboración. Errejón también, pero recordando que Podemos debe madurar (¡literalmente!) y superar sus estrategias plebiscitarias.

¿Podrá Podemos? Es necesario, pero no le resultará fácil a Iglesias modificar determinados tics derivados de su “hiperliderazgo”, así como una visión irreal de que la “alternativa” a las políticas de los populares está representada únicamente por Podemos. La primera prueba del algodón será el ya próximo debate de los Presupuestos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *