Podran…?

Un recent estudi del Centre d’Investigacions Sociològiques (CIS) situa Podemos, la formació política liderada per Pablo Iglesias com a tercera força en estimació de vot, amb un 22,5%. L’enquesta revela també un notable descens de la confiança dels ciutadans envers el partit actualment en el Govern, el PP, que passaria del 44,6% dels vots que li donaren la majoria absoluta en les passades eleccions a un 27,5% d’intenció de vot; la tercera força en disputa, el PSOE, obtendria uns resultats així mateix inferiors al dels darrers comicis, en passar d’un 28,8% a un 23,9%, per bé que la seva caiguda no seria tan estrepitosa com la que augura als populars. Pel que fa a la resta de les opcions polítiques, se situen sensiblement per davall d’aquests percentatges i acusen, d’una manera o l’altra, l’ascens imparable de Podemos, que recull el descontent de bona part d’una ciutadania desencantada amb el bipartidisme, les retallades en sanitat i educació, la manca de perspectives laborals i un nivell de corrupció que està assolint unes dimensions tan preocupants com escandaloses.

 

Ara bé, la pregunta que ens feim moltes persones davant la irrupció de Podemos és si seran capaços de dur a terme les agosarades propostes amb què nodreixen el seu discurs (impagament del deute exterior de l’Estat espanyol, creació d’un salari social…), propostes que resulten sens dubte estimulants per a una ciutadania que ha perdut en bona mesura la confiança dipositada fins ara en les opcions diguem-ne tradicionals (PP i PSOE, especialment) i que cerca noves formes d’entendre i viure la política, per regla general excessivament burocratitzada i allunyada dels seus interessos reals. Personalment pens que Podemos representa una opció fresca i capaç de canalitzar, com ho està demostrant en les seves aparicions i compareixences públiques, aquest descontent al qual em referia unes línies més amunt. Una altra cosa ben diferent –o no, això està per veure- és si podran materialitzar aquestes propostes sobre l’arena política, al capdavall el veritable escenari on es desenvolupa allò que coneixem com la res pública. És a dir, l’exercici i posada en pràctica d’aquelles actuacions tendents a aconseguir unes quotes d’igualtat, benestar i progrés de tots els membres d’una comunitat determinada.

 

No ho tenen fàcil, però la intenció, almenys d’entrada, hi és. No obstant això crec que l’ideal seria que cap de les forces en litigi obtingués una majoria absoluta i que l’aritmètica electoral els obligàs a un consens tan saludable com imprescindible en els delicats moments pels quals estam passant. Caldrà, d’una banda, que els partits que actualment conformen el bipartidisme (aquests als quals Podemos anomena, d’una manera un tant despectiva al meu parer, La Casta) abandonin l’esclerosi que ha conduït el país poc menys que a un carreró sense sortida; de l’altra, i sense que això impliqui perdre l’empenta amb què han sortit a la palestra ni les ganes de capgirar realitats palpablement injustes, el diàleg i la capacitat d’arribar a acords amb la resta d’opcions polítiques, especialment les que conformen l’arc més progressista del Parlament –incloent el PSOE- es configuren ara mateix per a Podemos com l’horitzó necessari que evitaria que la formació caigués en el parany de l’aïllament i la confrontació estèrils.

 

En tot això, com no pot ser d’altra manera, tenen una gran responsabilitat els mitjans de comunicació. No són seriosos, al meu parer, titulars com ara “Podemos es consolida com a tercera força política espanyola” quan som encara a un any llarg de les eleccions generals, atès que, per molt rigorosa que sigui l’enquesta del CIS, no passa de ser, de moment i mentre no es demostri el contrari, una mera previsió. Com tothom sap, el vertader sondeig, aquell que no falla mai, és el que resulta de l’escrutini de les paperetes que els ciutadans i les ciutadanes dipositen en les urnes habilitades a l’efecte cada vegada que es convoquen eleccions. De fet, no seria la primera vegada ni la darrera que els vaticinis s’erren estrepitosament…

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

¿Podrán?

Efectivamente, PODEMOS ha obtenido un considerable número de votos que le ha permitido lograr que los cinco primeros de su lista electoral se puedan trasladar a Bruselas y Estrasburgo a presentar sus propuestas, defenderlas y, se supone, lograr que se conviertan en trasposiciones o directivas a nivel comunitario. No cabe duda que serán cinco “llaneros solitarios” en el marco de 751 escaños que conforman el amplio abanico parlamentario que va desde los populares europeos hasta los “primaverales” valencianos. Como tampoco cabe ninguna duda que, conseguir los avales suficientes, es un esfuerzo a reconocer. Si bien su título, el We Can, del incompetente presidente estado unidense, no puede ser tildado de original, lo que empieza a ser más incierto es trasponer ese PODEMOS, a un efectivo “PODRÁN”. Y desde el establecimiento de tal incertidumbre, sobrevolando un halo de rebeldía surgido de la indignación popular, resulta absolutamente imprescindible zambullirse en su programa electoral, que se proclama creado con las aportaciones varias y múltiples de gente variada y variopinta, desde ex fiscales, hasta profesores en paro, pasando por científicos e investigadores reconocidos.

De las 36 páginas de su llamado “programa” y con independencia de las medidas que se proponen, lo que surge como un grito clamoroso es el concepto “democracia” que acompaña a cuanta propuesta se relaciona. Es como si, al añadir el término a todo cuanto ha ido proponiéndose desde los “círculos” ya gozase del beneplácito popular, al tiempo que adquiriese el aura de benéfico y efectivo. Defender la creación de un empleo “decente” no es una propuesta que pueda ser considerada beligerante para nadie, ahora entender que es preciso que el BCE se convierta en una institución “democrática”, o reorientar el sector financiero hacia una Banca Pública, con un régimen “democrático”, ya puede ser un poco más incomprensible, aparte de inviable, al menos en un mundo como el occidental, exento de aspiraciones asamblearias. Estimular las iniciativas legislativas populares a nivel comunitario, puede ser un punto interesante, pero precisa de una mayor concreción de métodos, medios y fórmulas. Concertar países en pos de una meta legislativa común con los niveles de participación que hemos contemplado, puede ser una quimera, bella, pero quimera.

En algunos mundos, el término “Comisariado” padece de una resonancia lúgubre. Por lo cual, pretender la creación de un “Comisariado de la participación”, suplementaria e inquisidora de la representación parlamentaria, abre la senda del asamblearismo más bolivariano. Como la nacionalización de las telecomunicaciones, la energía, el trasporte, la sanidad, la educación, sin dejar de mencionar la eliminación de los privilegios de la Iglesia Católica, naturalmente, o la nacionalización de los hospitales y clínicas privadas. En el ámbito de las estatalizaciones hay que añadir la guinda; la alimentación. Es decir, PODEMOS no acercar a escasos pasos de los supermercados bolivarianos de Maduro y a la fijación de precios de productos, al estilo del régimen de Franco. Original, original, no puede decirse que sea.

La protección de los animales, el derecho a decidir, la igualdad laboral, la liberalización para obtener la “ciudadanía nacional”, el derecho a un trasporte barato, a una escuela pública laica, la eliminación de los CIES y de las vallas fronterizas antes que todas las fronteras, el derecho al voto de los inmigrantes sean de donde sean, un referéndum para salir de la OTAN, nacionalizar la enseñanza privada, en especial la titularidad de la Iglesia Católica, es el batiburrillo que, a grandes rasgos, aporta el pdf de PODEMOS, con un banner en el cual anuncia que Jiménez Villarejo ya tiene preparada su Directiva que, derogando el Tratado de Lisboa, trastocando los restantes, incluido el de Libre Comercio, implante un nuevo modelo de derechos humanos y libertades, mediante una directiva que, sin rubor, se titula “Directiva Villarejo”, que cual sucedáneo documentado del “rodeemos el Congreso”, seguramente legaliza de la insumisión civil. Aquellas 14.679 propuestas surgidas de las asambleas populares de Puerta del Sol, se han traspuesto a 36 páginas, que no rezuman sino anarquía, insumisión y populismo asambleario. Se ha pasado de la demagogia verbal a la documental, y más de un millón de votantes la han asimilado. Me pregunto si antes han leído esas treinta y seis páginas o simplemente han elegido ser fans de los anti sistema, ahítos, eso sí, de “espíritu democrático”.

A partir de todo ello, la cuestión radica en intuir dónde estará Pablo Iglesias y su PODEMOS, dentro de unos meses, cuando sus propuestas revolucionarias reciban la respuesta de los más de setecientos escaños mantenedores del “sistema”. En otras palabras, en qué estadio de realidad se hallará la altisonante “democracia real” de Pablo Iglesias y sus cuatro compañeros, así como si sus demagógicas propuestas “podrán” impulsar el harakiri del sistema democrático representado por los restantes eurodiputados. Y en especial, si convencerán a los eurodiputados alemanes, ingleses, franceses, belgas, italianos, daneses…, para que voten a favor de su propuesta programática de “papeles para todos”. ¿Podrán?

0 comentaris a “¿Podrán?

  1. Claro que podrán, al menos se les oirá y + de uno de los euruecepticos se les unirá. El Sistema esta podrido aquí y en toda Europa. No hay que olvidar que Grecia y toda la izquierda + verdes europeos se harán oír y usarán su fuerza. Por algo se empieza, al mercadeo del capitalismo hay que pasarle el cortacésped.

  2. eso…después del cortacesped, todo renace con más fuerza. Aunque escuchado el P. I. más parece tendente a pasar la guillotina.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *