Política, codicia y financiación

Hace alrededor de una semana que se procedía a la detención del propietario de un grupo de ocio esencialmente nocturno junto con sus colaboradores más próximos; desde entonces no hay día en que no se hable del asunto y no salga salpicado por el tema algún político por dicho asunto, del Partido Popular.
Me llama poderosamente la atención que haya sido tan importante dicha detención desde el punto de vista periodístico; periódicos que, a pesar de la causa es secreta, han dado detalles que resultan sorprendentes por dicho secreto sumarial –se atribuye a Manuel Fraga la frase dicha a sus colaboradores “les voy a decir un secreto, espero que no salga de España”. Creo que dar opiniones a estas alturas del procedimiento se me antoja precipitado y poco riguroso pues probablemente no se sepa de qué se está hablando.

En estos momentos me parece más estar viviendo una escena de la familia Bonano, -una de las cinco de NY que tan bien retrata Talese en “Honrarás a tu padre”, novela en la que se inspiraron para producir los Soprano- que una situación real en la capital de la Isla de la calma; creo que se ha creado una leyenda durante años a la que se le atribuyen “crímenes” que puede haber cometido o no…

La crisis económica de la que vamos saliendo, en mi opinión, ha servido entre otras cosas para que la sociedad haya abierto los ojos ante desmanes que se han hecho por parte de determinados políticos, empresarios de éxito y los partidos. Creo que se ha terminado con una forma de hacer política y de financiar a los partidos. Es hora de que los partidos políticos expliquen a la sociedad como se mantienen y pagan campañas y que por supuesto se cambie la legislación de financiación de partidos para que esta sea clara y transparente. Eso permitirá que las codicias personales desaparezcan y que los partidos y sus cuadros tengan los ingresos que les corresponden.

Si no se aborda el problema, como problema que es, nunca se resolverá, todos –seguramente- tienen sus filesas y malesas; estos días lo estamos viendo y oyendo en relación a Convergencia y el Palau, o el PP de Madrid, de otros se habló de Irán y Venezuela… todos deben desnudarse ante la sociedad para recuperar la credibilidad perdida. Que pasen un buen día.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *