Portuñés

No lo hablamos en Castilla, ni en León, ni los euskaldunes en portugalete. Algo hay, López, Sánchez, Díaz, y los machucambos o los mathukambus según la autonomía, pero problema tenemos.

Los que traían el oro desde las Américas y que han fallecido a causa del paso de los tiempos, se dedican ahora al atrezzo, o a la estiba. Más complicado es la entiba, a muchos les gustan las endivias. Lluvia frío y oleaje, toma castaña que yo me voy de vacaciones.

Sorprende que conozcamos con absoluta precisión la pluviometría de Bayona y no tengamos ni idea de lo que pasa al sur del Miño, en O Porto. La meteorología política nos invade con sus amanerada gesticulación y sus constantes amenazas de tragedia de cambiantes colores, caen los termómetros, vientos en aumento, olas de muchísimos metros, la cornisa en alarma carmesí, en tono más tenue puede haber un ciclón en el Atlántico Sur pero el viernes amainara. Llegó la primavera, incluso en las Cortes, aunque siguen sin enterarse de lo que significa limpieza y mucho menos el vocablo escurridizo “degeneración” que todo lo tapa.

Moviendo el vocabulario podemos conseguir, como una manta, tapar nuestros pecados, eso está bien, eso conviene, pero el que pierde nada tiene, algún día alguien amenaza con eliminar la cobertura y entonces molesta. Precipitaciones al norte de la Comunidad Soberanista. Calor en los territorios Africanos. En la Meseta vientos airados de poniente y las ovejas bien. Arenas y Fuentes en el candelabro. En el otro los populares y los 11 mil hijos de San Luis.

Si nos pinchan sangramos, esta es la cuestión. Ser o estar, isleños o continentales, del Nápoles o el Turín. Grandes dudas que no nos permiten seguir creciendo, tendríamos que descansar para resolver todo esto. No se sí la Constitución 78 lo permite. Vamos a intentarlo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *