Primarias socialistas (y II) mas allá de las palabras

Los socialistas hemos perdido credibilidad y confianza entre la ciudadanía. No sólo en España, sino también en Europa. A pesar de que casi una década después de la mayor crisis financiera desde el Crash de 1929, la virulencia de los excesos del capitalismo desordenado de los mercados previa a la quiebra de Lehman Brothers, y las posteriores políticas de austeridad que trataron de cerrar la hemorragia -sobre todo, en Europa- se haya saldado con la práctica eliminación de la clase media y una masiva destrucción de empleo entre las denominadas economías industrializadas.

El caldo de cultivo para la irrupción de la izquierda, pues, parecía haber entrado en estado de ebullición. En el punto idóneo en el que debían asestar el golpe definitivo a los partidos del otro lado del espectro político, proclives tanto a los recortes sociales de calado como a la defensa a ultranza del neoliberalismo de mercado. La socialdemocracia no ha sabido leer este Cuaderno de Bitácora. Y la profusión de movimientos políticos y sociales a su izquierda tampoco han sido hasta ahora capaces de acumular el músculo necesario para hacer frente a las posiciones nacionalistas de ultraderecha que, en cambio, han sabido asumir parte del ideario progresista en asuntos como el reparto de las ayudas sociales.

La izquierda tradicional, la socialdemócrata, afronta estos retos bajo mínimos. Sólo nueve países de la UE (Francia, Italia, Malta, Eslovaquia, Portugal, República Checa, Malta, Croacia y Suecia) presentan gobiernos progresistas. La mayoría, con coaliciones. En conjunto, apenas representan al 32,5% de los ciudadanos de la Unión. Lejos del 45% de 2007, en los prolegómenos de la crisis. Y a una distancia sideral de su Edad de Oro, la doble década de los ochenta y noventa del siglo pasado, cuando en Europa arreciaron los grandes proyectos europeos del euro o la expansión al Este.

En España, con sus matices, más de lo mismo. Ahora los socialistas españoles, el PSOE, estamos inmersos en un proceso de primarias en búsqueda de un Secretario/a General que con voluntad y capacidad sea capaz de construir y liderar un proyecto político capaz de recuperar la confianza y la credibilidad. Pero, hoy por hoy, no se percibe (al menos yo no lo percibo) la trasmisión de un relato político de los candidatos que den respuestas claras y coherentes a los graves retos.

El militante necesita conocer para decidir su voto cuales son sus propuestas referidas a la Reforma Laboral, la LOMCE, a las pensiones, a la reforma fiscal, a la financiación autonómica, a la refundación de nuestro modelo autonómico (incluido Cataluña), la Reforma de la Constitución del 78…… Y más concretamente ¿Cuál será nuestra actitud ante los ya próximos Presupuestos del Estado 2.017? Ah! y no se olviden de explicarnos cual es el modelo de partido que nos proponen. Gracias.

(Sin nostalgia, incluyo una foto del Congreso “refundacional” de Suresnes 1974)

 

 

 

6 comentaris a “Primarias socialistas (y II) mas allá de las palabras

  1. Querido Toni:
    La foto no es de Suresnes. Es del 29 Congreso, en 1981.
    Un abrazo.

  2. Gracias! el evidente error es de Google (como siempre el culpable es el mensajero!)

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *