“¡Que inventen ellos!”

Hoy no voy a referirme al juego del ratón y el gato que protagonizan los populares y los socialistas. Rajoy sigue en su cheslong, brazos cruzados, a la espera de que el PSOE se rinda sin condiciones, y los socialistas se “suicidan” siguiendo los pasos de la carismática Susana Díaz.

Mientras la vida sigue.

Miguel de Unamuno, ¡todos tenemos una hora tonta!, es el autor de la expresión “que inventen ellos”, que para mayor sarcasmo aparece en el capítulo 12 y final su libro “Del sentimiento trágico de la vida” titulado: “Conclusión. Don Quijote en la tragicomedia europea contemporánea”. Y así fue: inventaron ellos, y nosotros, los orgullosos españolitos, malvivimos sumisos a aquella economía de subsistencia.

Hoy son otros tiempos pero la frase de Unamuno puede reinterpretarse: “Que los españoles también inventen, ¡faltaría más!, pero que lo hagan fuera de España”. No es coña. Desde que comenzó la crisis el gasto en investigación han disminuido en un 40%. Los/las investigadores/as ven como, una vez agotada su beca y/o su contrato temporal, están obligados a dejar su tarea (frecuentemente de alto valor científico) y largarse al extranjero, donde son acogidos con los brazos abiertos. No es malo salir al extranjero, antes al contrario: es positivo e incluso necesario compartir investigación y experiencia; lo perverso es que la mayoría de nuestros investigadores, cuyos costes se cubrieron con euros públicos, no regresaran a España no porque no quieran sino porque no tiene ofertas de interés en investigación, tecnologías, I+D+I, etc.

Nuestro modelo económico es simplemente venta de producto low cost, a coste barato. Con tal modelo los salarios seguirán bajos y la contratación temporal y/o precaria. El diagnóstico es de dos instituciones no sospechosas: la OCDE y la OIT.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *