Querer y no poder

Volvemos de un periodo de descanso y, como ya ocurriera en ocasiones anteriores, el tema en la política balear siguen siendo los líos internos en Podemos y, por supuesto, el silencio y la tolerancia con que los socios tratan estos casos. Tras dar lecciones a todo el mundo sobre cómo se tiene que concebir la política actual, ahora que aparecen casos bastante desagradables, silencio.

Lo que ocurre en Podemos es bastante sencillo: un partido de aluvión reclutó lo que pudo, sin mucho conocimiento de lo que tenía entre manos. Ahora, cuando las cosas se estabilizan, todos empiezan a mostrar sus verdaderas cualidades, tanto los soldados como los jefes. Y entonces aparecen las trifulcas que en este caso tienen bastante mala pinta, especialmente porque desestabilizan las instituciones.

Improvisar un discurso que dé sentido a estas peleas es muy difícil. Si al menos tuvieran una excusa ideológica, podríamos intentar salvar los muebles. Pero cuando es pura rivalidad personal, cuando es lucha por los cargos, entonces la tarea es más difícil.

A ver en qué queda, pues, la renovación de nuestra política. A ver si no fue, una vez más, un querer y no poder.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *