Rajoy, Iglesias, Díaz, Rivera

No son los cuatro jinetes, son tres de los protagonistas del fin de semana y un cuarto que se adelantó.

Congreso del PP. Mariano Rajoy, gran líder. Como es propio de él, escasos cambios. Cospedal sigue en el cargo, con su ayudante Maillo. Ninguna modificación en su discurso. “Seguiremos reformando el país”. Léase aplicando las mismas pócimas que han posibilitado sus grandes éxitos macroecónomicos. Escasas alusiones a las reformas estructurales necesarias, más allá de continuar con los recortes (en su lenguaje “reformas”) que ya le exige la UE por un importe de 5.000 millones de euros simplemente porque no cumpliremos nuestra previsión de déficit (y menos sin un Presupuesto 2107 que no está y que de momento no se le espera). Reforma Mercado de Trabajo (Reforma Laboral), Pacto por la Educación (LOMCE), Financiación Autonómica, Reforma Pensiones (Pacto de Toledo), Reforma de la estructura Territorial, Reforma de la Constitución del 78, Diálogo político con Catalunya… Pero tales reformas deberían plantearse desde el consenso, especialmente porque el PP no tiene mayoría. Hoy, de momento, más de lo mismo.

Convención de Podemos, después de semanas de luchas cainitas entre Iglesias/Errejón y viceversa. Dos modelos y dos estrategias. Liderazgo compartido (Errejón) frente a hiperliderazgo (Iglesias). Iniciativas políticas, alternativas a las de los Populares, a través grupo parlamentario compartidas con otros grupos de la oposición (PSOE), acción parlamentaria que debe complementarse con la presencia activa en la calle (Errejón); frente a primar actuaciones “calle” y considerar la acción parlamentaria como subordinada (Iglesias), el partido no representa por si sólo toda la izquierda (Errejon) frente a Partido como “vanguardia” de la izquierda… Ha vencido claramente Iglesias. Lo cierto es que tal victoria puede dificultar cualquier acuerdo político con los socialistas, acuerdo hoy por hoy (incluido el medio plazo) absolutamente necesario para tener mayoría alternativa a los populares. Al día de hoy no se conoce todavía que margen de acción dejarán los vencedores a la corriente (un tercio) representada por Errejón.

La Susana ha montado este fin de semana su propio sarao. Mitin con cargos públicos en Ayuntamientos con autocares incluidos, Más de lo mismo; de momento, “ni sí ni no”, pero de cada día “más sí que no”. Los socialistas siguen en profunda crisis interna y externa a la espera de su Congreso y a la elección mediante primarias de su Secretario/a General y su equipo. Hoy por hoy, una Comisión Gestora sumisa a los barones y a Susana Díaz. Sigue orientando las políticas de los socialistas en el Parlamento, donde la imagen que trasmiten es de “ayudar” a la gobernabilidad del PP. Se ha creado una Comisión para redactar ponencia marco del Congreso, “naturalmente” formada por los barones y grandes budas del partido. “Naturalmente” no les gustan las primarias, donde cada militante es un voto. Ya han dado su “sí” Pedro Sánchez y Patxi López. De momento sin discurso propio y sin liderazgos claros, continúan sin recuperar la confianza de sus votantes y simpatizantes (incluyendo militantes).

Y Ciudadanos se adelantó una semana. Albert Rivera líder máximo a pesar de algún intento crítico que falleció en el propio intento. Reniegan de la socialdemocracia (¿lo fueron alguna vez?) y se definen como liberales. Se preparan para gobernar a partir del 2019. Trasmiten un cierto “ataque de cuernos” al ver y vivir como Rajoy se “decanta” por los socialistas, pasando por alto el pacto PP/C’s de 150 medidas que posibilitaron la investidura de Rajoy. De momento siguen trasmitiendo una imagen de marca “blanca” de los populares.

El futuro no está escrito, ni tan siquiera el primer reto de los Presupuestos. Convivimos con una estabilidad inestable, que en cualquier caso es mejor que la estabilidad de las mayorías absolutas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *