Tenemos un Govern muy de izquierdas

Acabamos el verano con nuestro tercer pacto empeñado en dilapidar las esperanzas que los ingenuos cuatro progres isleños habíamos albergado en nuestras cabecitas.

Mientras Europa rechaza a cuantos refugiados llegan a sus costas, nuestro Pacto III estima que lo importante en realidad es cepillarse el monumento a los caídos de Sa Feixina porque ahora somos de izquierdas. Mientras muchos desesperados se ahogan en aguas del Mediterráneo, nuestra presidenta (la Sustituta de Munar) desvela su proyecto de impregnar de “federalismo” —hay que joderse con la empanada mental— a los consejos insulares de Formentera, Ibiza, Menorca y Mallorca (por orden de importancia), porque ahora somos de izquierdas y eso sí que es necesario. Y como somos de izquierdas y defendemos nuestra tierra, repudiamos las corridas de toros y adoramos a los perritos con cara triste; pero que no nos fastidie un extremeño vago y holgazán, que ese sí que es distinto a nosotros, se aprovecha de nuestros impuestos y encima nos impone a la fuerza —imperialista claro— el uso de su maldito castellano. Faltaría más.

Como somos de izquierdas, nos la suda que al empezar el curso determinadas editoriales se forren cada septiembre, vendiendo libros de idéntico contenido a los que le vendieron a la misma familia dos años antes para el hermano anterior, porque nos da cosa meter en cintura a esas empresas sinvergüenzas que se aprovechan de la tolerancia amiga de nuestro Govern de izquierdas y cómplice de los del bando del partido corrupto tan popular.

Como somos tan tan tan de izquierdas y tan tan tan republicanos, ahora el pueblo llano —ése que tanto hay que defender y que tanto nos estaba pidiendo a gritos que lo hiciéramos— podrá visitar los jardines del palacio de Marivent siempre que el Rey no esté en las cercanías, no se vaya a despertar de la siesta. Éste sí que es un logro revolucionario y no conseguir que las grandes fortunas paguen más impuestos o, simplemente, los que deben pagar.

Como somos tan de izquierdas ponemos en marcha una facultad de Medicina de calidad más que discutible y que nos cuesta una higa, para así pasar a la historia como el Govern que la puso en marcha. Eso sí, tenemos a los médicos con más pacientes asignados del país, y no pagamos sustitutos a estos médicos cuando se ponen enfermos. Fundamentalmente porque somos de izquierdas y los médicos son unos cabrones reaccionarios en su mayoría. Hasta los de izquierdas son reaccionarios entre los cabrones esos. Y además gastamos el dinero de todos en cosas importantes y de izquierdas, como la facultad de Medicina.

Como somos de izquierdas, decimos que vamos a devolver a los funcionarios todos los derechos de los que les despojó el fascista gobierno de Rajoy, pero al final no lo hacemos. Total, los funcionarios son un hatajo de vagos (tal y como demuestra el hecho de que buena cantidad de los diputados del Parlament sean funcionarios). Esto también es de izquierdas… defender lo público.

En definitiva, que somos muy de izquierdas; memos, pero muy de izquierdas.

Un comentari a “Tenemos un Govern muy de izquierdas

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *